Y a las vacas sagradas de la Selección, ¿quién las cuestiona?

Gerardo Velázquez de Léon

Hoy, muchos deben ser removidos, no son de nivel, y pese a sus eternas historias con el equipo, deben dar paso a la coherencia y encontrar soluciones en la Liga MX, volteando de verdad a la MLS con talentos mexicoestadounidenses, a Europa, a donde sea, pero deben estar los mejores del país

El convencimiento que dejó la primera etapa de Gerardo Martino al frente de la Selección Nacional se desgastó. Desde aquel gol de Jonathan dos Santos contra Estados Unidos en Chicago, para ganar la Copa Oro 2019, al gol de Héctor Herrera al final de la derrota contra Canadá antenoche en Edmonton, existió una metamorfosis en el equipo que ha llevado a que el Tata sea el personaje más señalado, incluso hasta calificado de que no ha hecho más que timar al futbol mexicano.

No se trata de dinero, se trata de encontrar una solución inmediata para rearmar a un equipo perdido en la confusión, desconfianza, desmotivado, valores que pueden ser definidos por una línea muy delgada entre que lo hagan a propósito para generar un cambio de técnico, o bien, porque realmente el entrenador y su muy amplio cuerpo técnico no funcionan. Esa es la gran dis- yuntiva que deben tener en este momento los jerarcas del futbol mexicano, porque está claro que la parte deportiva de la Femexfut está sobrepasada por el Tata.
 

Son un cero a la izquierda estos directivos para un entrenador que seguramente, por su paso por Argentina, Barcelona y Paraguay, no midió los riesgos que conlleva estar en México, y mucho menos cuando al inicio de su gestión todo fue color de rosa. El proceso está roto, descompuesto y hay antecedentes muy similares de grandes fracasos. Como se ha visto el equipo en la eliminatoria, no ilusiona a nadie, ni a aficionados ni a patrocinadores.

Esto último, fundamental para los que manejan al futbol, porque parece importarles más ganar dólares que la gloria deportiva. Martino está muy lejano a ser el entrenador que lleve a México al quinto o sexto partido de una Copa del Mundo; eso debe esclarecerse en las mentes de quienes toman decisiones, sean quienes sean, dentro o fuera de la Federación. El riesgo existe, pero también la demagogia.

Claro que iniciarán el 2022 con el boleto a Qatar, porque ya caer al cuarto lugar de la zona con futbol más pobre del planeta  sería un insulto, una bajeza deportiva que no debería de ser tolerable. ¿Es Tata Martino el entrenador ideal para el Mundial? Parece que no, por lo menos las únicas pruebas complejas, Estados Unidos y Canadá de visitante, las ha reprobado. ¿Les importa ese riesgo a los federativos? Parece que no, ya que mientras ganen dinero, hagan giras estilo circense y llenen las arcas de los dueños de los equipos, lo demás es lo de menos.

Puedes leer: "Saúl ‘Canelo’ Álvarez dona un millón de pesos para ayudar a niños con cáncer"

El proceso de elección de Martino fue realizado por Guillermo Cantú. En estas páginas fue contundentemente documentado que fueron más de 30 posibilidades para elegir; es decir, no tuvo un proyecto de elección profundo, sólo hombres y más hombres, sin importar cuáles fueran sus antecedentes, sólo por la fama, por dejarse deslumbrar por su equipos dirigidos; insisto, sin profundizar.

¿Y los jugadores? Claro que debe existir una renovación y entender que en una Selección Nacional deben estar los que en mejor momento futbolístico estén, no solamente convocar a las vacas sagradas, para que no se vayan a ofender y empiecen a grillar al entrenador. Hoy, muchos deben ser removidos, no son de nivel, y pese a sus eternas historias con el equipo, deben dar paso a la coherencia y encontrar soluciones en la Liga MX, volteando de verdad a la MLS con talentos mexicoestadounidenses, a Europa, a donde sea, pero deben estar los mejores del país, no los consentidos de los patrocinadores y de la dirección de Selecciones.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios