Tokio 2020, la delgada línea entre la crítica y la carroña

Gerardo Velázquez de Léon

Cada cuatro años sale el mismo discurso de quienes piensan que el deportista olímpico no puede ser señalado cuando falla en sus respectivas competencias

El romanticismo y las  emociones desbordadas que producen  los Juegos Olímpicos nublan los sentidos. Deportistas que tienen todo el derecho a expresar sus sentimientos sobre lo que consideran carroña de algunos periodistas, por el simple hecho de hacer el trabajo que les corresponde.

Se viven tiempos en los que el periodismo se convierte en porrista de equipos, jugadores, entrenadores, directivos. Claro que generalizar sería absurdo, pero el que hayan entrado tantos y tantos especialistas deportivos, no periodistas deportivos a medios de comunicación, lleva a esta extraordinaria  confusión.

Siempre pasa, cada cuatro años es lo mismo. El “pobre” deportista olímpico no debe ser criticado, cuestionado y mucho menos señalado. En un país donde la corrupción en el deporte ha sido constante, hasta pena debería darles solicitar silencio ante malas actuaciones deportivas. Así pasan los poco más de 16 días olímpicos, siempre comparando el periodismo con los críticos y periodistas de futbol,  claro, en ese deporte sí se vale hacer críticas, señalamientos y todo lo que sea, por el simple hecho que son los ricos del deporte mundial. No hay nada más absurdo.

Lee también: Fallece Súper Porky, leyenda de la Lucha Libre mexicana

La labor del periodismo siempre será consignar hechos, y si hay un error o un acierto en natacion, clavados, rugby, ciclismo o taekwondo, señalarlo de la misma manera que se hace con Gignac, Memo Ochoa o Funes Mori. ¿Por qué diferenciar a los olímpicos con los demás? Absurdo, incongruente e insensato.

Piden igualdad y en su realidad están lejos de entenderla. Señalar corrupción en el deporte federado, abusos de autoridad, falta de transparencia en los recursos recibidos del erario es también parte de la historia olímpica de nuestro país, de los que más dinero recibe en el mundo por parte del Gobierno Federal para la preparación de sus atletas, eso que callan, eso que muchos de ellos han sido beneficiados, siempre será visto “como otro tema”.

Tokio 2020 inició con carroña, pero de los propios deportistas. Porque el tuit de Paola Espinosa es carroña pura, ¿o no?

@gvlo2008
[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios