La soledad y desánimo en el Pumas vs América

Ayer se dio el primer Pumas vs América de la historia sin público en las tribunas. Extraño, un sentimiento extraño llegar a Ciudad Universitaria y encontrar más un pueblo fantasma que una fiesta popular como lo es el futbol.

Triste, desangelado, apagado, gris, cualquier adjetivo es válido cuando el futbol no tiene gente en los estadios. Cuando veíamos el regreso de los grandes torneos en Europa con la Bundesliga, La Liga, la Premier League o la Serie A, probablemente no dimensionamos lo que sería un partido sin aficionados.

Lo veíamos hasta cierto punto “normal”, dentro de la nueva normalidad, pero no nos había caído el veinte de lo que será el Apertura 2020, al menos en sus primeros meses, con los juegos a puerta cerrada.

Ayer se dio el primer Pumas vs América de la historia sin público en las tribunas. Extraño, un sentimiento extraño llegar a Ciudad Universitaria y encontrar más un pueblo fantasma que una fiesta popular como lo es el futbol.

Se pudiera argumentar que es un  duelo de pretemporada, pero es un termómetro de lo que veremos pronto con el inicio de la LigaMX. Al dar una vuelta por el estadio Olímpico Universitario para reportear lo que hay detrás de uno de estos juegos de la Copa por México, el shock fue inminente e inmediato.

No tenía ni cinco minutos de que los agentes de seguridad ciudadana le habían solicitado a integrantes de la Rebel desalojar la zona. Si fueron a la zona de  “las banderas”, fuera del estadio en plena lateral de Insurgentes Sur para apoyar a la distancia a su equipo.

No los dejaron, actuó bien la policía, porque no es lógico que se planten en la calle a cantar, a gritar y a apoyar, es parte de la maldita nueva normalidad. Entendieron y se retiraron, pero dejaron una estela de tristeza, de saber que el futbol, sin ser algo esencial, pero sí algo con un sitio importante en la sociedad mexicana, tendrá que acostumbrarse a vivirse a distancia. Será, mejor dicho, un deporte (como otros eventos profesionales) de televisión.

Y esto no es un reproche ni otro tema para polemizar, es la realidad, la nueva normalidad como le han llamado. Por esta situación, es que se ha retrasado la salida del calendario del Apertura 2020 (o GuardianeS), también haría que se atrase el inicio del mismo, ya que al convertirse en un producto exclusivamente para la televisión, nadie querrá perder en relación a su horario, rival, día de juego.

En estos momentos vienen las negociaciones que nos advirtieron llegarían, siendo de nueva cuenta las televisoras, los principales aliados de esta industria. Ver algo así, solamente al llegar a trabajar a este mismo escenario para el partido entre Pumas y Chivas de 2009 cuando en México se vivía el problema de la Influenza AH1N1, que hizo que los duelos también fueran sin gente.

Sin embargo, y a diferencia de esa situación de hace once años no se percibía tanta soledad, desánimo y por supuesto incertidumbre. En el recorrido alrededor del estadio en CU, se veía gente haciendo ejercicio, niños en triciclo (cosas que no se entienden), pero nada, en verdad nada que te hiciera pensar que ahí se llevaría a cabo un partido entre dos de los equipos que más pasión generan.

Muy lejos, claro, de uno de esos domingos al mediodía en que miles de policías hacían el operativo de seguridad para evitar enfrentamientos entre los aficionados, miles de  seguidores esperando entrar para llevar el estadio.

No sabemos cuánto tiempo tardaremos en tener eso otra vez, o si alguna vez lo recuperaremos. En verdad que todo ha cambiado y por más triste que sea, con eso debemos vivir. 

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios