La nueva normalidad en la Selección Nacional

Gerardo Velázquez de Léon

En Dallas, las cosas se han aclarado para la Selección Nacional Olímpica. Sin hacerlo oficial, Jaime Lozano llevará a jugadores que hoy están en el equipo de Gerardo Martino, pero no han sido convocados para la próxima semana para disputar la Nations League

En Dallas, las cosas se han aclarado para la Selección Nacional Olímpica. Sin hacerlo oficial, Jaime Lozano llevará a jugadores que hoy están en el equipo de Gerardo Martino, pero no han sido convocados para la próxima semana para disputar la Nations League. Así, César Montes, Diego Lainez y Roberto Alvarado, quienes no jugarán contra Costa Rica y no forman parte de esta convocatoria, se perfilan para ir a Tokio.

Hay una gran duda para Lozano; se trata de Edson Álvarez, quien aún no tendría el permiso del Ajax de Ámsterdam, esperando una última oportunidad en la negociación. Si no se da, entonces se quedaría para jugar la Copa Oro en Estados Unidos.

Si hay un personaje en Dallas que pudiera cambiarlo todo es Guillermo Ochoa, el portero todavía del América, cuyo nombre  ha sonado como uno de los refuerzos mayores en la Olímpica, algo que el propio Jaime Lozano acepta y califica como un verdadero honor si es que se decide viajar a Japón. Ochoa debería aprovechar la vitrina olímpica, torneo al que no pudo asistir en 2008 por la eliminación en Carson, California, cuando el equipo fue dirigido por Hugo Sánchez, uno de los mayores fracasos en la historia reciente del futbol mexicano. Es por eso que sería un estupendo colofón para la brillante carrera del guardameta, porque se dice fácil, pero ha estado en cuatro Mundiales y nunca en Olímpicos.

Lee también: Baja de Raúl Jiménez, duro golpe para la Selección Mexicana

Además, en los recientes Juegos un portero ha sido considerado para reforzar: Jesús Corona en Londres 2012 y Alfredo Talavera en Río 2016, así que no sería nada extraño ver al portero veterano en Asia.

El de Islandia será un partido para cumplir compromisos comerciales, para reactivar el mercado en Texas y para entender que en el futbol se pueden abrir los estadios en su totalidad. El ritmo de vacunación contra el Covid-19 en esta zona es bueno. Se ha inoculado el 40.3% de la población elegible para vacunar. Es normal ver en los estadios gente, sin cubrebocas y muy campantes, como fue en la pelea de Saúl Álvarez y Billy Joe Saunders, o en el magnífico Globe Life Field, casa de los Rangers de Texas, donde la fiesta es evidente, el relajamiento es total y disfrutan; sí, disfrutan de lo que alguna vez fue lo normal. Para el sábado, en el estadio de los Cowboys, se esperan 80 mil personas, y no nada más eso; en Copa Oro, Dallas será la sede de México en los tres primeros partidos, por lo que la derrama económica en la zona será fantástica. Solamente para esos partidos, ingresarán 180 mil personas, nada mal para la época post-pandemia.

@gvlo2008 - [email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios