La nueva Liga ¿espejismo?, ¿realidad?

Cualquier negocio puede ser cruel al inicio, pero más el futbol, en el que deben poner mucho en riesgo sin ganancias en un buen rato

La creación de una nueva Liga de futbol profesional no es fácil, por más que sus dirigentes lo quieran hacer ver como un producto que será exitoso desde el primer minuto.

Eso es lo que, quizá, no queda tan claro de este producto, al que buscan arrancar a mediados de septiembre. Cualquier negocio puede ser cruel al inicio, pero más el futbol, en el que deben poner mucho en riesgo sin ganancias en un buen rato, y más porque a quienes han invitado a comprar franquicias, los nuevos dirigentes les han dicho que seguramente perderán dinero. Así, es imposible que un empresario serio haga la inversión.

 

 


Operar un equipo profesional, por más que tengan tope salarial, requiere mucho dinero, mismo que podría no regresar. La idea es formar jugadores para venderlos al extranjero o a los equipos de la Liga MX y Liga de Expansión. Esas ganancias irían a una bolsa común y se repartirían entre todos los clubes, pero —para la inversión— los dueños van solos.

Pongámoslo en números.

El gasto promedio de un equipo mediano en el Ascenso MX era de 50 millones de pesos al año. De ahí, se pagaban los sueldos de jugadores, cuerpo técnico, administrativos y demás trabajadores; también se costeaba la operación de los partidos de local, los viajes, los arbitrajes y —quienes tuvieran estructura— las fuerzas básicas. La mayoría, salía del bolsillo del dueño. Es uno de los panoramas que se vislumbran para esta Liga.

En la Liga de Balompié Mexicano han anunciado tope salarial (20 mil pesos el mínimo y 150 mil el máximo) para evitar, entre otras cosas, inflar los sueldos y poder pagarlos. Bajo este esquema, en un equipo de 23 futbolistas, el promedio al mes sería de 85 mil pesos por persona y un millón 955 mil por la plantilla... Al mes. 

A esto, habrá que sumarle lo que cueste el cuerpo técnico, que —en promedio— puede ser de 400 mil pesos al mes, y administrativos, que —con lo mínimo— subiría a 500 mil.

Un total, en sueldos, de tres millones 855 mil pesos, que —multiplicados por los 10 meses que regularmente se pagan en el futbol— son 28.5 millones de pesos.

¿De dónde lo van a sacar?, ¿de patrocinios, de derechos de televisión?, ¿de la venta de
jugadores? Hablan de que los derechos de televisión serán globales y a los clubes se les repartirá de manera equitativa. ¿Cuánto puede pagar una televisora por algo que está naciendo, cuando a los equipos de Primera División les han bajado las tarifas y ya son pocos los que ganan en doble dígito de millones de pesos al año? En el Ascenso MX no se pagaba más de un mdp por torneo.

El destino parece ser Internet y cobrar membresía. Y, por patrocinadores, con cuánto se podrían arriesgar por un producto cuya penetración en el público aún no es cuantificable.

También te puede interesar: "Chicharito" Hernández lidera iniciativa de la MLS en apoyo a médicos

Para los jugadores: ¿A qué aspiran en una Liga no afiliada a la FIFA, de la que difícilmente podrán fichar por algún equipo de Europa? Si se quejaron de la falta de ascenso y descenso, lo que plantea la LBM es como jugar en la talacha, pero más organizado.

Son muchas las variables que hay en un negocio que tiene mucho para explotar y ganar pero en el que se tiene que ser cuidadoso para no pasar de millonario a rico... Y después a pobre. 

@gvlo2008
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios