El camaleónico Miguel Herrera

Gerardo Velázquez de Léon

Este equipo tendrá trascendencia nacional gracias a este entrenador, a sus formas, pero —sobre todo— a la capacidad que muestre

La campaña “quedabien” de Miguel Herrera ha sido excelente. Ahora, el Tigre Mayor tiene la gran responsabilidad de que sus palabras, acciones y manifestaciones sociales se capitalicen en el campo de juego. El entrenador ha llegado a Monterrey para que la nueva era de Tigres sea exitosa, seguir posicionando al equipo más allá de Gonzalitos, pero —sobre todo— regresarle los campeonatos perdidos en tres años.

Miguel —evidentemente— no es Tuca; se trata de un carácter totalmente distinto, dicharachero, frontal, pero buen entrenador... Sin duda. Tener en sus manos el proyecto deportivo más costoso de México le hace tener una alta, altísima responsabilidad. En Cemex no permitirán al bravucón y peleonero Herrera, mucho menos tolerarán actitudes prepotentes y soberbia. Está en una empresa de altos valores que a muchos les ha costado el puesto. De manera discreta y sin escándalos, han dado de baja a varios elementos que —en su momento— fueron valiosos.

En sus etapas con América, sobre todo en la primera, la unión de grupo fue la característica principal de éxito. Supo tener una alta armonía con futbolistas. Las concentraciones tediosas, él mismo intentaba hacerlas distintas, llevando entretenimiento sano para sus jugadores. Existió espíritu grupal que se mostraba con alta solidaridad en el campo, algo que perdió Tuca Ferretti con sus futbolistas en las últimas temporadas, en las que parecía que cada quien hacía lo que se le pegaba la gana. Por eso, está la importancia de entrar de inmediato con los grandes líderes del equipo, para garantizar esa armonía tan necesaria en un vestuario lleno de glamour, talento, millonarios futbolistas, quienes —a veces— ven por debajo del hombro al entrenador.

Puedes leer: "Ganamos todos"

La reestructura de Tigres, encabezada por Mauricio Culebro, tiene claro el objetivo inmediato: Copas, títulos, jugar distinto al equipo soberbio y conservador que molestaba a una buena parte de la afición universitaria, que no entendía cómo podían desempeñarse de tal manera, cuando tienen a una de las mejores plantillas del futbol mexicano. Pero para que Miguel encuentre esos resultados rápido, debe concentrarse en su trabajo, tener esa buena gestión de grupo y mantenerse enfocado en darle a cada uno de los futbolistas con los que contará su lugar, y a los que no quiera, moverlos rápido, no retener a alguien con el que no contará y ser directo con cada uno de ellos.

No por quedar bien, sino por hacerse de un ambiente sano. Ya lo que pase fuera del vestuario de los Tigres, será otra cosa. Este equipo tendrá trascendencia nacional gracias a este entrenador, a sus formas, pero —sobre todo— a la capacidad que muestre para ganar títulos, que es lo único que importa. El camaleónico Miguel, ante la prueba más trascendente de su carrera.

@gvlo2008 - [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios