El aficionado en México sólo recibe migajas

Gerardo Velázquez de Léon

El 25% del torneo mexicano estará incompleto, como si se pudieran dar ese lujo equipos que en su mayoría ni a refuerzos han llegado

Se convirtió en un verano caótico. Julio, mes en el que se junta todo y en detrimento del futbol mexicano. Copa Oro, Juegos Olímpicos y, por si fuera poca cosa, se programa el inicio del campeonato de Liga el jueves 22, algo que imposibilita a los equipos de estar completos, a jugar partidos en medio del interés por otras competencias.

La Copa Oro está desfasada por el terrible invento de la Nations League. Hace dos años, terminaba el 5 de julio, tiempo suficiente para regresar futbolistas a sus equipos después de algunos días de vacaciones. Ahora no fue así, porque —con calzador— metieron los partidos semifinales y final de un torneo que no importa maldita la cosa. Así que 45 jugadores mexicanos estarán también desfasados, sumándole a todos los foráneos que estarán también teniendo actividad en el verano, ya sea en Japón o Estados Unidos.

Es decir, el 25% del torneo mexicano estará incompleto, como si se pudieran dar ese lujo equipos que en su mayoría ni a refuerzos han llegado. En Tigres, América, Rayados, Chivas, Cruz Azul, la venta de abonos por la temporada debería ser proporcional a las ausencias de varias de sus figuras. En Monterrey, la fiebre por el debut de Florian Thauvin deberá esperar hasta —mínimo— la Jornada 5, cuando jueguen en casa contra Gallos Blancos; entonces ¿por qué pagar lo mismo sin sus franceses estelares en dos partidos?

Lee también: Gaby López orgullosa de ser abanderada mexicana en Tokio 2020

Mismo caso en América, que no podrá tener a Guillermo Ochoa, Sebastián Córdova y Henry Martín por lo menos hasta el partido contra Juárez en la Fecha 5. Dos Jornadas, la 2 y la 3, contra Necaxa y Puebla, que deberían bonificarles a sus aficionados por no contar con sus estelares futbolistas. La situación es muy similar con los demás, pero es tal el descaro que en plazas como Monterrey hasta los precios subieron, sin importarles en absoluto el respeto a sus seguidores fieles, quienes siempre compran y compran lo que sea del equipo.

No hay regulaciones claras en el futbol, todos hacen lo que se les pega la gana y el damnificado siempre es el mismo, el aficionado. Concacaf moviendo fechas, la Liga MX haciéndose bolas con el Excel que programa los partidos, equipos a los que no les ponen alto en sus altos costos en boletaje, autoridades que todo dejan pasar... Al fin y al cabo, el fanático siempre está, le den lo que le den.

Nada de contrataciones rimbombantes por la crisis económica. Entonces, por lo menos a sus estrellas mantenerlas para todos los partidos, pero nada, absolutamente nada se hace en beneficio del deporte, de sus seguidores, del propio espectáculo.

Muchas preocupaciones para la siguiente temporada: Si el tiempo efectivo de juego es muy bajo, que hay demasiados extranjeros, que no hay delanteros mexicanos, pero pocos se detienen en el punto principal: Los fans, siempre dispuestos a perdonar a sus colores, aunque en ocasiones les den migajas.

-@gvlo2008

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios