Suscríbete

Se acabaron los delanteros en Pumas

Gerardo Melín

¿Por qué no hemos visto a otro canterano en un puesto clave no solo de Pumas, sino del futbol mundial?

Ya es hora de ver a un centro delantero mexicano surgido de la cantera en nuestros queridos Pumas. Son muchos años de espera, no es posible que de los futbolistas registrados en las inferiores no exista un chamaco de 17-18 años para el primer equipo. Quiere decir entonces que el trabajo no es tan bueno como se presumió el torneo pasado. Está bien que surjan defensas, mediocampistas y volantes pero “la joya de la corona” no aparece, anda extraviada.

Increíble que un equipo grande del futbol mexicano, formador de futbolistas, no produzca por lo menos un futbolista-goleador. Los directivos deberían estar preocupados porque los encargados de trabajar con las nuevas generaciones, llámense entrenadores o visores, han sido incapaces de desarrollar un centro delantero; no sirven, están robándole el lugar a alguien que puede desempeñar esa labor. Los que ahora se jactan de preparar a los futuros jugadores para dar el salto a la primera división son un fraude.

Pedimos a un centro delantero, no a cinco o 10 ¿Acaso es tan difícil? Han pasado 10 años de los últimos delanteros mexicanos surgidos de las fuerzas básicas: Eduardo Herrera y David Izazola ¿Por qué no hemos visto a otro canterano en un puesto clave no solo de Pumas, sino del futbol mundial? Es patético que no se le dé oportunidad a un joven, que desde hace tiempo se prefiera a un centro delantero foráneo ¿No es momento de darle salida a un canterano ahora que se fue el uruguayo Carlos González? Lo ideal sería abrirle espacio junto a Dinenno ¿Qué hará el entrenador si se lesiona el argentino?

Duele decirlo pero tal parece que en nuestros queridos Pumas no veremos en mucho tiempo a otro Hugo Sánchez, Luis García, Jesús Olalde o ¿será que estos personajes necesitan ser contratados para trabajar con los supuestos delanteros de la sub-13, sub-15, sub-17? Señores directivos, ya va siendo hora de apretar a los entrenadores de sus fuerzas básicas o de cambiarlos. A ustedes les conviene, un gran centro delantero mexicano vale oro. Podría aliviar sus precarias finanzas en algunos años. Piénsenlo bien, si no lo hacen para atacar el tema deportivo por lo menos será negocio, eso que tanto les encanta y por encima de todo.

Besos y abrazos para todos.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios