Quiebra o rescate del futbol mexicano

Gerardo Melín

No es viable poner en riesgo la integridad de las personas, no hay manera de saltarse las medidas sanitarias impuestas para controlar la pandemia

Mientras acumulamos sentimientos de tristeza, rabia y envidia porque en Alemania ya regresó el futbol y en otros países —como Inglaterra, España e Italia—, están cerca de reactivarse los juegos para concluir su Liga, nosotros seguimos en la zozobra y supuestos de lo que puede pasar en nuestro futbol.

Los dos, tres, cinco o 20 panoramas contemplados para la vuelta deben estudiarse a la perfección, por el bien de toda la gran industria que compone al futbol mexicano, y que la decisión final tenga una buena planificación.

La estrategia para las próximas semanas requiere estar libre de errores y —sobre todo— claridad para las partes involucradas. Queremos el regreso del futbol, pero no debe ser a cualquier precio. No se pueden adelantar procesos sólo por caprichos.

LEER TAMBIÉN: Jugando con la salud de los futbolistas

No es viable poner en riesgo la integridad de las personas, no hay manera de saltarse las medidas sanitarias impuestas para controlar la pandemia. Importante es que la Liga no desvíe el camino andado con las autoridades de nuestro país.

Existen infinidad de ejemplos en los que —por saltarse reglas—, las cosas terminaron bastante mal. Está bien estirar la liga para tratar de salvar un mega producto millonario, encontrar opciones que permitan seguir con el negocio, pero si no se puede, no se puede y punto.

 

Entre votaciones, arreglos, negociaciones, palabras altisonantes y demás, se llevan a cabo reuniones de los clubes para alcanzar la luz al final del túnel. Son horas trascendentales.

Reactivar la economía de la Liga sería lo ideal y algunos equipos desean hacerlo, porque —financieramente—, rescatarían parte del golpeado semestre; otros, quieren terminarlo, porque el dinero ya no les alcanza ni para pagar los “acomodos” en los salarios; algunos más andan indecisos.

Seguir o terminar es el gran tema coyuntural del futbol mexicano. Todos estamos al pendiente del acuerdo que toman los dueños de los equipos. El final de tantos días aciagos podría ser feliz, con la vuelta del entretenimiento deportivo número uno de México, pero podría también ser amargo si se cancela el show.

El golpe sería brutal, porque nos pegaría a millones, directa o indirectamente. Que la decisión sea la mejor. Por lo pronto, hay que esperar un poco más. Besos y abrazos para todos.

@elmagazo

Comentarios