Pumas, número 1 en México

Gerardo Melín

El club ha dado un golpe importante en los resultados de una de las publicaciones más respetadas en el plano deportivo internacional

Nuestros queridos Pumas son los número uno en México. Lo sabía, no hay un solo equipo en nuestro país —y en muchos otros tampoco— que se le asemeje a los auriazules.

Lo que arrojó la encuesta mundial del diario Marca, de España, refleja únicamente el prestigio de que goza el equipo. Los Pumas han dado un golpe importante en los resultados de una de las publicaciones más respetadas en el plano deportivo internacional.

El escudo de nuestros queridos Pumas es el más bonito de todo el balompié nacional. Tremenda distinción que, seguramente, muchos van a despreciar, pero dice bastante de la estética, buen gusto, modelo, combinación de colores, estilo, significado, etc.

Casi 10 millones de votos entregaron a Pumas el primer lugar en nuestro país y el número 35 en el mundo del futbol. México reconoce a la insignia universitaria, es —sin lugar a dudas— el gran diseño que más llama la atención; impacta, gusta, atrae.

LEER TAMBIÉN: Quejándose a la FIFA

No le busquen detalles, porque es perfecto, admirable. La imagen del felino es maravillosa, una creación sin igual, digna de los mejores equipos de cualquier deporte en el planeta. Estuvo por encima del escudo del Cruz Azul y el América, los otros dos mexicanos que entraron al Top 50 de la votación.

 

El escudo de nuestros queridos Pumas, por el que votaron y fue creado en los años 70, tiene su razón, su concepto. El diseño de Manuel Pajarito Andrade ha rebasado fronteras desde hace mucho tiempo.

Le dio un toque especial para representar “la U de la universidad, formada entre los ojos y la nariz del puma; la enseñanza, investigación y difusión de la cultura en los tres extremos del triángulo que la rodea y hace referencia a los tres pilares de la institución”, describió el autor.

Imagen legendaria que ha sobrevivido a la modernidad y a los funestos cambios que suele proponer la mercadotecnia, ojalá sea así por los siglos de los siglos. Pueden cambiar diseños de playera cuantas veces quieran, el grabado es intocable.

El escudo puma es uno de tantos argumentos —el más simple, si quieren— para no “cambiar de piel”. Los aficionados al equipo lo llevamos tatuado en el alma: “¡Cómo no te voy a querer!”. Besos y abrazos para todos.

@elmagazo

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios