Lo malo de ser el América

Gerardo Melín

Es la realidad del América: en el futbol mexicano, el club más odiado es éste

Siempre es cuestionado, no se salva. Bien o mal, de este equipo nunca se deja de hablar. Así es su vida y no la entenderíamos sin ese claroscuro que lo rodea. La historia de los ahora Águilas —antes cremas, canarios o millonetas— está atascada de polémicas y escándalos.

No existe, en nuestro país, otro equipo que se le asemeje. Le dieron al clavo con el eslogan “Ódiame más”. Es la realidad del América: en el futbol mexicano, el club más odiado es éste.

Es lo malo de ser el América, o lo bueno: siempre es protagonista. El Ame, aún y cuando juegue bien, es criticado porque pudo dar un mejor partido. Un triunfo deja dudas por aparentes ayudas del árbitro; si llega una amonestación, se vocifera que debía ser tarjeta roja.

La conquista de un título fue porque se vendió el otro equipo, la derrota en una final es un festejo para el país. Partido que pierda o gane, repercute en el ánimo de los aficionados, no sólo los que le van al equipo.

Declaración de algún integrante del plantel es nota, pésele a quien le pese. Es el equipo del que se espera todos los días una noticia. Los medios de comunicación están al pendiente de lo que suceda en el club, porque hay debate.

LEER TAMBIÉN: América podría tener de regreso a polémico jugador

Contratación que anuncia el América, causa controversia. Jugadores y técnicos deben ser de acero para soportar la presión en la que se mueve el club. Fichar para las Águilas es lo mejor o peor que le puede pasar a un futbolista o técnico: te encumbras o te hundes.

Llegar al América te cambia la vida, eres otro, te transformas, sufres una metamorfosis, te vuelves una persona que jamás creíste ser: pierdes humildad, ganas ego. Jugar en el América, dirigir al América, te da estatus, más que cualquier otro club de México —y de muchos de nuestro continente—.

 

Odiar a las Águilas entretiene, es como un deporte alterno, en el que le tiras dardos al equipo. Enfrentar al América es lo mejor que le puede pasar a los otros clubes, porque económicamente es su mejor día.

Los aficionados esperan esa jornada para ver al América y esperan que su equipo logre la hazaña de vencerlo. No existe nada más placentero que ganarle a los capitalinos, se lo refrescas en la cara una y otra vez a sus seguidores. Lo malo de ser el América es que a nadie tienes conforme y los 365 días del año eres el malo de la película.

Besos y abrazos para todos.

@elmagazo

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios