La miserable liga de los Pumas

Gerardo Melín

Una desgracia que el equipo viva bajo el rancio y vetusto modelo del patronato. Ojalá que haya un cambio drástico en el manejo del conjunto, que por ahora es un indigente del futbol

Resulta patético mirar cómo los demás equipos mueven piezas de su plantel para el Clausura 2022 y los Pumas no responden. Es de no creerse lo que sucede con los universitarios, que ponen más duro el panorama al desprenderse de la última joya de la cantera: Erik Lira.

Supuestamente no hay dinero, pero uno se pregunta dónde está lo que se ganó con la venta de futbolistas de los últimos dos años, por ejemplo. Es una monumental pobreza la que vive el club Universidad Nacional.
 

La apuesta es dejar todo a los milagros o accidentes del futbol que te puedan llevar a la pelea de un campeonato, como ocurrió en el segundo semestre del año pasado. Pumas se la va a jugar, otra vez, con un plantel corto que además de la Liga en México, trae encima el torneo Campeones y Subcampeones de la Concacaf, en donde arrancará contra el Saprissa, de Costa Rica, en la ronda de octavos de final.

El asunto está en qué tanto podrá competir en los dos torneos, porque como se ve la plantilla, tendrán que echar a perder uno de los campeonatos. Esta asquerosa situación no hace más que hacer poner en muy malas condiciones la imagen de la institución; el hazmerreír de la Liga. Que poca manera de golpear la historia de este gran equipo.

Los Favio Álvarez, Saucedo, Meritao, Corozo, Diogo, Rogerio y Battocchio serán los hombres en los que deberá recargar su confianza el entrenador para sacar adelante por lo menos los seis primeros meses de este año. A buen árbol se arrima. De todos ellos no se hace uno.

Puedes leer: "Oribe Peralta suena para reforzar a equipo de El Salvador"

Habrá que esperar el aporte y sobre todo lo que resistan hombres como Dinenno, Palermo Ortiz, Freire, Leonel López, Velarde y algún canterano que responda a las exigencias que tendrá el conjunto auriazul. No existen grandes esperanzas para esta plantilla plagada de horrores. Previo al arranque de la nueva Liga hay demasiada molestia con dirigentes —hasta con Mejía Barón—.

Sólo ellos saben lo que hacen o lo que no, pero de entrada y en el papel, no se ve por dónde los Pumas puedan ser protagonistas del Clausura 2022. Qué desgracia para los Pumas vivir bajo el rancio y vetusto modelo del patronato. Ojalá nos toque ver un cambio drástico en el manejo del equipo. Pumas, por lo pronto, es un indigente del futbol mexicano.

@elmagazo

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios