El largo camino hacia la recuperación del turismo

Francisco Madrid Flores

Aunque permanecen algunas dudas de cómo es que se reconfigurará la actividad turística en la época posCovid-19, en general, existe la certeza de la enorme capacidad de recuperación del turismo que se sustenta en dos importantes condiciones: por un lado, el hecho fundamental de que los viajes forman parte del estilo de vida de las sociedades contemporáneas y, por otra parte, por el muy importante despliegue de inversión realizado por el sector privado al paso del tiempo, lo que, necesariamente, conduce a la certeza de que quienes detentan estos activos realizarán significativos esfuerzos por mantenerlos y recuperar las pérdidas —descomunales, por cierto, en la mayor parte de las empresas turísticas mexicanas—.

Con este breve apunte, resulta de gran interés revisar las recomendaciones que se derivan de la reciente reunión del Comité de Crisis de la Organización Mundial del Turismo —OMT—, que sesionó de manera virtual el pasado 9 de abril. Los puntos contenidos en dichas recomendaciones comprenden cuatro áreas fundamentales: la reanudación de viajes internacionales de manera segura; la promoción de viajes seguros en todas las etapas del trayecto turístico; la provisión de liquidez a las empresas turísticas, y la protección de los puestos de trabajo, y el restablecimiento de la confianza en los viajes.

Producto del debate, el Comité se pronunció por hacer explícto su respaldo al Pase verde digital que viene trabajándose en la Unión Europea —UE—, como ejemplo a seguir en materia de armonización de protocolos sanitarios asociados a los viajes. Este documento es una apuesta comunitaria, que tiene como primer propósito coadyuvar a una deseable recuperación turística en el próximo verano, al interior de los países que forman parte de la UE y se basa en la portabilidad de un documento que acredite a los portadores el haber sido vacunados, o contar con pruebas recientes o haber enfermado con este coronavirus.

La iniciativa ya fue aprobada en el Parlamento Europeo y está en proceso de implementación, siempre que logre cumplir con las innumerables etapas de la burocracia comunitaria, y se pretende que siempre comunique un mensaje de lo políticamente correcto y de que no se pretende un uso discriminatorio para quien no lo posea. Se pretende que, en todo caso, su utilización sea innecesaria una vez que la Organización Mundial de la Salud declare la conclusión de la pandemia.

Si el Pase verde digital prospera, muy probablemente la lección para México sea la urgente necesidad de activar los acuerdos bilaterales con los gobiernos de los principales mercados emisores y destinos internacionales de viajeros mexicanos, para disponer de instrumentos armonizados que acrediten vacunas y pruebas. En particular, parece crítico, en el corto plazo, la acreditación de estos procesos con el gobierno estadounidense porque en cualquier parpadeo se podrían perder los avances hasta ahora logrados en el flujo de visitantes entre ambas naciones.

Más allá de lo pertinente que resulta la operación de un Comité de Crisis en el seno de un organismo internacional, en este caso en la OMT, la realidad es que esta agencia de Naciones Unidas posee limitadas capacidades, más allá de los pronunciamientos que realiza, por más adeucados que estos puedan ser.

Es cierto que las recomendaciones sobre el aseguramiento en el cumplimiento de protocolos, en las diferentes etapas de un viaje son válidas y habrá que extremar el esfuerzo desplegado al respecto, para lo que las empresas turísticas mexicanas harán, seguramente, su mejor esfuerzo. No obstante, no queda claro como es que se materializarían en nuestro país recomendaciones sobre el mantenimiento de la liquidez de las empresas o la protección del empleo, si, desafortunadamente, la situación que viven las empresas supervivientes es de una gravedad extrema.

Lo que está por verse es si el llamado que hace la OMT en estos caminos, tiene eco en las diferentes instancias públicas que gravitan en el entorno de la actividad turística.

 

Director del Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) Anáhuac.
Twitter: @fcomadrid
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios