Paseo violeta

FJ Koloffon

El color violeta es sanador, su vivacidad y su luz es tan poderosa que almacena fuerzas como el amor, la misericordia, el perdón y la transmutación

Suena en mi cabeza “Strange Weather” de Keren Ann. No llevo audífonos ni dispositivos, mi cerebro es un tocadiscos. Desde hace tiempo, corro sin artefactos y —mucho menos— con celular. Me estorba, y disfruto correr libre, sin otro peso que el mío, sin llamadas entrantes ni alarmas de WhatsApp o recordatorios.

Hace unos años, mi buen amigo Emilio me recomendó ir más atento al silencio, y le hice caso. No sólo aprendes a oír cosas que no se oyen, sino también a percibir lo que no necesariamente se ve. El silencio es la puerta de entrada a nuestro cuarto oscuro, donde se nos revela lo sensible, lo sutil.

Me tocan 50 minutos a paso medio para aflojar la carga de la semana, aunque pienso más bien en la dureza de los recientes acontecimientos. El clima es, en efecto, extraño. La sensación en el aire es rara, la misma de hace ya un año, cuando se vaciaron las calles, a pesar de que otra vez están llenas. El cielo se pintó de gris y las majestuosas jacarandas contrastan arriba tanto como con el pavimento. Es un espectáculo de otro mundo ese violeta intenso, como sacado de la imaginación más insólita.

Casi nadie las vio el año pasado, nos encontrábamos encerrados, con la preocupación de si sobreviviríamos. Muchos ya no están aquí, pero ellas sí volvieron. Tienen una suerte parecida a la de la música, que es como si reencarnara. Les pasa como a las melodías, que nunca se extinguen y viven simplemente a la espera de que alguien las descubra. Para eso existen.

No deja de sonar la canción, la escucho claro. Coincido con más corredores en el camino. Antes, saludaba a todos y no me molestaba si no me devolvían el saludo. Hoy, no vengo de buen humor y directamente ignoro a los chungos que llevan la mirada clavada al suelo, con tal de no decir “Hola”. Siento ganas, la verdad, de mandar a chingar a su madre a alguno. O de, aunque sea decirle: “Caray, un poquito de cordialidad, ojete”. Pero prefiero devolver mi atención al violeta intenso que, de cierta manera, me sana. El mundo no necesita más apáticos.

Cuentan, de hecho, que el color violeta es sanador, que su vivacidad y su luz es tan poderosa que almacena fuerzas como el amor, la misericordia, el perdón y la transmutación. Quizá por eso nos tranquilizan; a lo mejor, por eso las amamos; probablemente, por eso las extrañábamos. Tal vez como ellas, que —a su manera— se preguntarán por qué varios de los nuestros no regresaron.

Estoy en Facebook, Instagram y Twitter como @FJKoloffon

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios