Xavi Hernández, el “Ferguson” del Barça

Fernando Cevallos

La idea es que sus poderes y responsabilidades superen a las del entrenador en curso, convertirlo en General Manager, entregarle las llaves del club

Ironías del futbol, siendo un club moderno, vanguardista, global, ganador, formativo, histórico, grande y uno de los dos más populares del mundo, sus estatutos se siguen rigiendo con una idolología basada en reglamentos escritos en el siglo pasado. Una Junta Directiva conformada por alrededor de 20 representantes, cuyo currículum sólo requiere ser socio en activo con al menos cinco años de antigüedad y tener el dinero suficiente para presentar avales por el 15% del presupuesto anual de la institución.

Ellos son quienes toman todas las decisiones estratégicas, económicas y deportivas, un modelo de gestión que se instauró en los años 70 y que sigue vigente en este 2020. Algo tiene que cambiar. Esta semana, en UNANIMO Deportes, plataforma digital y de radio nacional en Estados Unidos, tuvimos la oportunidad de platicar con Víctor Font, uno de los candidatos con mayor oportunidad para ocupar la presidencia del Barcelona, después de que Pep Guardiola renovó con el City y se cayera la carta más fuerte de Joan Laporta para volver a la silla.

Acabar con el presidencialismo, para manejarlo como una trasnacional, es la piedra angular de un proyecto que lleva cinco años construyendo. Sacar el futbol de los despachos, para devolvérselo a los futbolistas —como lo hace el Bayern—, bajo la dirección de un hombre cuyo ADN ha sido blaugrana desde la cuna y quizá la única persona capaz de convencer a Messi para que sea jugador de una sola camiseta, entendiendo que se trata de una unión que es para toda la vida y que va más allá de los años que le queden como profesional dentro de una cancha de futbol.

Puedes leer: "Los capitalinos se pitorrean de Monterrey, Tigres y Chivas"

Cerebro, motor, líder y gestor del mejor Barcelona de la historia, donde siempre respetó su ideología, lo ganó todo, incluso una Copa del Mundo, llevando su estilo a la selección española. La Masia fue su patio de juego, el Camp Nou su casa. Para nadie es un secreto que su ilusión está en dirigir al primer equipo, que hoy con Ronald Koeman parece estar en buenas manos.

La idea es que sus poderes y responsabilidades superen a las del entrenador en curso, convertirlo en General Manager, entregarle las llaves del club, con la autonomía de asumir el reto como técnico cuando considere que es el momento adecuado. En otras palabras, asegurar el futuro próximo con Xavi Hernández, siendo el “Ferguson” del Barça.

@FerCevallosF
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios