Se encuentra usted aquí

Sin mello, Chiquimarco

En estos días, en los que cada vez es más difícil recomendar a alguien, Chiquimarco Rodríguez ha llegado al primer gran paso como entrenador y se sirve con la cuchara grande
Sin mello, Chiquimarco
23/08/2019
00:00
-A +A

Hace algunos años, su “arrogancia” para pitar, pero desde luego su conocimiento y personalidad, lo convirtieron en uno de los mejores árbitros del futbol mexicano. El mote sé quién se lo puso y el por qué. Su parecido con aquel personaje del programa de televisión Chiquilladas, de la década de los 80, le vino como anillo al dedo.

Hace dos años celebré encontrármelo en Madrid.

Disfruté unos pinchos de tortilla y un cortado hablando de futbol y futuros. El detalle de estar en Barajas, para recogerme, se lo sigo agradeciendo.
Marco Antonio Rodríguez es alguien que nos representa. Es el ejemplo más actual de que los mexicanos podemos prepararnos y tener éxito.

Su dedicación, su observancia, su visión, su tesón, pero sobre todo su personalidad, lo hacen diferente. Tiene, diría Raúl Arias, las características necesarias para ser criticado: es exitoso.

Llegó al Salamanca, de la Segunda División B en España, un proyecto que —bajita la mano— va viento en popa.

En estos días, en los que cada vez es más difícil recomendar a alguien, Chiquimarco Rodríguez ha llegado al primer gran paso como entrenador y se sirve con la cuchara grande, debutando en el banquillo en España, porque su talento y preparación se lo permiten. Ha estudiado y está avalado por la UEFA para dirigir. Se preocupó por ello y ha esperado pacientemente la oportunidad.

Sin mello, a diferencia del Chiquidrácula inmortal de Carlitos Espejel. ¿Hasta dónde puede llegar Chiquimarco? Depende de él. En estos tiempos en los que casi nada está en su sitio, el Salamanca UDS o Salmantino, como lo conocí cuando jugaba en Tercera División, se anota un 12 contratando un “árbitro” para dirigir al plantel, que ya tiene timón autorizado con todas las de la ley y en el que destaco un ejemplo de perseverancia que da frutos a México.

Desde hace dos años, llama la atención que jueguen en el Salamanca UDS entre cinco y siete mexicanos, convirtiéndose —después de las Chivas— en el equipo más mexicanizado del orbe. Lograron el ascenso a la B en 2018 y la permanencia este 2019.

Martín Galván, Rodrigo Tyson Vera, Jehú Chiapas y Jorge Chatón Enríquez continúan jugando en los Charros esta temporada.
Inspiración para esta columna, Si juego lejos de ti.

Sí se puede llegar, sí se puede aspirar al éxito. 

Los mexicanos podemos ser disciplinados, tener orden, cumplir y comprometernos. Enhorabuena para la familia, Chiquimarco, enhorabuena para todo México.

Leía en Twitter que agradecías al doctor Edgardo Codesal tu primera oportunidad pitando. De los agradecidos es el mundo. Ahora eres Chiquimarco Rodríguez, el árbitro entrenador en España. De ese tamaño. 

@fernando_andere

Suscríbete a nuestras redes sociales:   Youtube    Facebook    Twitter Instagram