Se encuentra usted aquí

Los que no jugamos futbol

En la Liga Genuine juegan niños y jóvenes que forman parte del colectivo Discapacidad Intelectual. Decir más me lleva a las lágrimas de una iniciativa poderosa, humana, sustantiva
Los que no jugamos futbol
01/11/2019
00:00
-A +A

Hace unos meses en Madrid tuve la oportunidad de ver en la filmoteca una película que inspira el título de esta columna, Los que no fuimos a la Guerra y de este modo me levanté pensando en todos los que de un modo u otro tenemos que ver con el futbol; quienes los queremos, soñamos con él y nos mueve.

Somos más los que no jugamos futbol profesionalmente y en esa gran carpa que es, también en España ha llamado mi atención una iniciativa única, mundialmente hablando, y cuya herramienta de inclusión social es el futbol. Estoy hablando de la Liga Genuine... Me cautivó.

En la Liga Genuine juegan niños y jóvenes que forman parte del colectivo DI (Discapacidad Intelectual). Decir más me lleva a las lágrimas de una iniciativa poderosa, humana, sustantiva.

La responsabilidad social que tenemos todos en la integración a la sociedad de quienes son diferentes. Llegué a Querétaro por azares del destino y me encuentro con una fundación maravillosa que se llama MANOS CAPACES y en la que tienen una cafetería. En ella me atendieron jóvenes y adultos con discapacidad intelectual. Me trajo un café y una concha a la mesa un joven que al terminar su trabajo, se puso una chamarra del América.

Me emocionó muchísimo; se llama Aaron Vázquez, me entrevistó y al mismo tiempo me platicó de su afición y de haber visto a Adolfo Ríos y saber de Diego Lainez. Para hablarme de Adolfo su pregunta fue si sabía quién era el Arquero de Cristo. Pensé en Buyo, pero recordé que el ilustre Gerardo Peña decía que era el arquero del año 2000.

Ayer lo fui a ver y platicamos. Se unieron a la plática dos jóvenes más: Memo y Rus. Memo le va al Monterrey y quiere que venga Pizarro al Querétaro, habla de Chupón Suazo como su ídolo. Forman parte de Manos Capaces y de ahí que pensando en un futbol puro, iba a empezar platicando de un amigo que amante del futbol quería que su hijo jugara profesionalmente, porque él no había llegado. Nació su hijo con una hemiplejia, forma parte de ese colectivo DI que he visto jugando ya en España. Platicando con mi amigo dice que logró su sueño, que gracias a la Liga Genuine, su hijo juega.

¿Cuántos más como él?, pienso en Manos Capaces, Querétaro y porqué no: PIES CAPACES para México.
Un futbol humano y diferente, como me dijo el Chelís cuando le platiqué un poco de este sueño de futbol. Abrazo de Gol, gracias Genuine.