Este cambio se lo debemos no solo a su actual dirigente nacional, sino a muchos de los legisladores que integran la Cámara de Diputados, como la de Senadores, postulados por ese Partido y por una alianza con otros Partidos, que ahora al parecer, van a traicionar.

El cambio del orden de las letras con el que se le identifica, es más profundo y preocupante. RIP es la abreviatura de la frase latina “requiescat in pace” que significa descanse en paz, y se pronuncia, normalmente por los sacerdotes católicos en ceremonias fúnebres.

Eso se está haciendo con mi Partido, el Revolucionario Institucional, que descanse en paz, para vivir en paz y no tener problemas con el Estado por conductas que hubieren observado algunos priistas en anteriores responsabilidades públicas.

Ha adoptado una postura no solo ahora, sino desde que asumió su presidencia el licenciado Alejandro Moreno Cárdenas, (no tenemos ningún parentesco), tibia y con la que actúa más como los Partidos afines al gobierno, que como de oposición.

Se lo dije personalmente en sus oficinas, cuando era candidato a diputado, que su proceder era deprimente, tal parece, le expresé en esa ocasión, que ese silencio obedece al temor de que la Fiscalía General de la República, investigara su proceder como gobernador de Campeche. Me respondió que los medios no difundían sus declaraciones, pero que en las redes sociales si cuestionaba al gobierno.

Sin embargo, ahora si le dan mucha difusión a sus opiniones en el sentido de que se estudiará esa reforma constitucional propuesta por el Ejecutivo, y que se buscará que todos los legisladores postulados por el PRI, voten en el mismo sentido.

La única declaración que he escuchado inteligente, sustentada, valiente y digna sobre este tema, es la de la senadora, Claudia Ruiz Massieu. Sus demás compañeros senadores, enmudecieron. Su silencio avergüenza y da coraje que sean una oposición sumisa.

Los diputados, están igual ojalá me equivoque, pero no me he enterado de una sola voz priista de ellos, en contra de esa absurda propuesta presidencial.

Absurda, porque además, en el caso en el que fuera aprobada, costaría millones de pesos al pueblo pagar las indemnizaciones que se tendrían que cubrir, como millones también costó la ocurrencia presidencial de suspender la construcción de un aeropuerto a la altura de nuestro gran país, para cambiarlo por una terminal aérea como las de autobuses que existen en esta ciudad.

Los razonamientos para presionar a los legisladores a fin de que apoyen su reforma expuestos por el Presidente, de que piensen como lo hizo en su momento Cárdenas o López Mateos, son sofismas.

No podemos comparar los años treinta, ni los sesenta, con los que ahora vivimos. Tenemos un calentamiento global que obliga a buscar otras fuentes de energía, estamos en un mundo globalizado en el que el concepto de soberanía expuesto por Bodin en su obra “Seis libros de la República”, escrito en 1576 ha cambiado. Es además una reforma que ahuyenta a la inversión privada que necesitamos para el desarrollo nacional.

Muchas otras ideas que por espacio no pueden exponerse, pero que finalmente el PRI RIP.

 

Profesor de la Facultad de Derecho de la UNAM.
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios