Coronavirus, economía, petróleo: tres crisis simultáneas. La circunstancia obliga 

Enriqueta Cabrera

“O ya no entiendo lo que está pasando, o ya pasó lo que estaba entendiendo”, lo dijo hace años por Carlos Monsivais, hoy aplica a las incertidumbres actuales en México por tres crisis globales, nacionales y simultáneas para las que ningún país estaba preparado. La más dramática es la pandemia mundial de Covid 19 que contagia a millones en todo el planeta y nos obliga cambios abruptos, a mantenernos en casa y aislados, a trabajar a distancia o dejar de trabajar para intentar detener la fuerza de contagio. La pandemia está en todo el mundo con millones y cientos contagiados. La crisis económica inicia con cierres de micro, pequeñas y medianas empresas, con desempleo creciente, mientras estamos aislados, confinados, esperando… y sin entender bien a bien lo que sigue. Todo será peor con la llegada de la mayor recesión mundial, desde 1929, gestada durante la pandemia que impuso el freno de las economías. En México de acuerdo con estimaciones de la CEPAL la caída del PIB este año se estima sea del 6 por ciento. La tercera crisis de alcance multinacional es el desplome histórico del precio del petróleo, que hundió el lunes 21 el precio del petróleo a niveles negativos, nunca vistos, debido a la caída de la demanda de crudo en el mundo. Complejo panorama: dejar de producir es necesario por el precio y difícil porque ni hay venta ni posibilidad de almacenamiento.

EL CORONAVIRUS EN MÉXICO. Avanzan los contagios la pandemia del COVID19 es global y nacional, está fuera de control en la medida en que todavía no se tiene la vacuna ni el medicamento adecuado. Científicos y epidemiólogos colaboran, intercambian, trabajan en todo el mundo para lograrlo, en medio una creciente incertidumbre y con muchas mas preguntas que respuestas, aquí y en el mundo. ¿Después de la enfermedad es posible la inmunidad, total, parcial o no lo es? Hasta ahora no es posible detener el contagio, de ahí las medidas de mantenerse en casa y de la sana distancia buscando detener el contagio. En México se hacen grandes esfuerzos en el sector salud, para atender a quienes así lo requieren y para evitar contagios, estamos en la fase 3 en la que el contagio avanza más rápidamente. Pero el Presidente López Obrador afirma que todo va muy bien. Aunque el crecimiento del contagio “es horizontal”. Expertos internacionales de la OMS consideran que México ha aplicado pocas pruebas. Y nos preguntamos ¿qué es lo que viene? Hay diez Estados donde la mortalidad alcanza el 13% lo que es el doble de la tasa mundial de defunciones: Chihuahua, Guerrero, Morelia, Quintana Roo, Puebla, Baja California, Sonora, Campeche, Michoacán y Sinaloa. La mortalidad promedio en el mundo ronda el 6%. Habría que comenzar por reconocer que el COVID19 llegó en tiempos de debilitamiento del sistema de salud en México: reducciones de presupuestos, desabasto de medicamentos, equipos e insumos, desaparición del Seguro Popular e inicio de construcción del INSABI del que hoy se hace cargo el Ejército que busca contratar médicos.

Estamos lejos aún de la salida de la pandemia. Aunque el presidente López Obrador afirmó la mañana del lunes que ya “domamos” la pandemia y que esto va muy bien, que hay 70% de camas disponibles para atender enfermos. A pesar de que estamos en el nivel más alto de contagios. Mientras autoridades de salud de la OPS y la OMS ubican a México entre los países con menos pruebas de COVID19. Lo cierto es que en el mundo ningún país ha “domado” la crisis, incluso con sistemas de salud mucho más fuertes que el nuestro, fueron rebasados por las necesidades hospitalarias por el crecimiento de la demanda de atención de camas y especializada y la cantidad de muertos. México se encuentra hoy en el nivel más alto de contagios. El Presidente afirmó que hay un 70% de camas disponibles. Pero eso es en todo el país, en la Ciudad de México hay entre el 22 y 25% de camas disponibles, donde se concentra la población y la pandemia. El lunes 27, continúan los contagios, la realidad dirá si habrá camas suficientes. Ayuda y apoya que hospitales privados hayan aceptado dejar para enfermos de Coronavirus el 50% de sus camas e instalaciones. Y que los hospitales de especialidades como los de Nutrición, Enfermedades Respiratorias, entre otros, estén dedicados a atender enfermos de Coronavirus. Informa la OMS que la pandemia está llegando con fuerza países de América Latina y Africa.

ACELERACIÓN DE LA CRISIS ECONÓMICA. La economía se frenó, en gran medida, por las medidas necesarias para detener el crecimiento de los contagios hubo cierre temporal que se mantiene y se prolonga de escuelas y universidades, de empresas sobre todo pequeñas y medianas, restaurantes, hoteles, cines, teatros, museos, bibliotecas, parques… se mantienen abiertas sólo lo que es indispensable, básicamente para la salud y la alimentación. Lo que ha producido parálisis de gran parte de la economía, de todo aquello que no es indispensable. Confinamiento de la población en sus hogares, trabajo a distancia, reuniones virtuales por internet. La economía está paralizada, de acuerdo con el Banco de México se han perdido alrededor de 700 mil empleos. Es posible que, sobre todo una cantidad importante de empresas pequeñas y medianas, que han sufrido pérdidas importantes no puedan reabrir, lo que tendría un impacto negativo sobre la economía. Las empresas micro, pequeñas y medianas, son las más golpeadas y las que más aportan al PIB y al empleo, es vital puedan recuperarse. Para ello está, por un lado, un programa del gobierno de préstamos a la palabra de 25 mil pesos que están llegando ya. Por su parte la iniciativa privada anunció un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)y el Consejo Mexicano de Negocios hasta por 290 mil millones de pesos para rescatar a las Mipymes, esto no es con dinero público ni tiene responsabilidad alguna el gobierno. Desgraciadamente hubo un mal entendido que ha ocasionado tensión y desacuerdo por parte del Presidente, es posible y deseable que al aclararse que no hay ninguna responsabilidad del gobierno se ponga fin al desencuentro y la as tensiones ocasionadas entre organizaciones empresariales y el gobierno. En plena pandemia, el Presidente emitió un Decreto, que luego convirtió en Iniciativa que reforma a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que permitiría al gobierno reorientar el gasto público por 622 millones de pesos, recortando el sueldo a los funcionarios públicos de nivel subdirector hacia arriba, suprimiendo 10 subsecretarías, haciendo ahorros, es decir recortando el gasto público en un 75%. La iniciativa, de aprobarse asfixiará al sector público y al gobierno mismo. Por primera vez en la historia dará facultades al Presidente de reorientar el presupuesto, facultad hasta ahora exclusiva de la Cámara de Diputados, es decir del Poder Legislativo. Hay otras salidas, recomendadas por legisladores y economistas, entre los que destacan Porfirio Muñoz Ledo, Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Rolando Cordera, que recomiendan un préstamo del FMI que no tendría intereses, ellos saben de lo que hablan. Oportunidad para rectificar y avanzar.

Finalmente en tiempos de grandes crisis es posible encontrar grandes soluciones que cuenten con el apoyo de la mayoría: Antes de que se tensen más las cosas es posible construir a través del diálogo, salidas que eviten rupturas y beneficien al país. Es necesario, por el bien de México, un diálogo que lleve a un Acuerdo Nacional para la recuperación económica, la equidad, el empleo y el fortalecimiento de la economía. Podría ser convocado por el Presidente López Obrador, en el que participen el gobierno y la iniciativa privada, legisladores de todos los partidos, economistas destacados, organizaciones de la sociedad civil, consultores internacionales… Es posible unir en aras de encontrar soluciones viables que fortalezcan al país y a sus instituciones, entre ellas la división de poderes. No es posible permanecer mirando hacia la gran recesión que viene, con una economía debilitada y una sociedad dividida, sin construir una gran alianza por el bien del México. La política depende de la circunstancia. Las circunstancias no son las mismas de 2018, y requieren un gran debate nacional que desemboque en un Pacto o Acuerdo Nacional.

PETROLEO, LA NUEVA CRISIS, llega a Pemex cuando la gran empresa petrolera se debate entre estímulos fiscales, ajustes y un desplome nunca visto: caída de la demanda mundial de petróleo y sobre oferta del crudo: la mayor caída de los precios de que se tenga registro en la historia. El petróleo de México abre este martes 28 de abril a un precio de 6 dólares el barril, esto es entre 6 y 7 dólares por debajo del costo de producción. Si lo vendemos nos pagan menos que lo que cuesta producirlo. Pero tampoco tenemos en México capacidad de almacenamiento. La crisis es mundial, la reunión de la OPEP en Arabia Saudita no logró detener la caída. México tiene que definir una nueva política petrolera.
Reducir la producción a mil barriles diarios no es solución, aún suponiendo que los pudiéramos vender, entre más vendamos más perdemos. Esa es la realidad. Tampoco podemos producir y no vender, porque Pemex no tiene capacidad de almacenamiento. El problema es la sobre oferta de crudo, impulsada por los países productores y especialmente por las compañías que extraen y comercializan el petróleo de Estados Unidos que dice se convirtió ya en el principal productor en el mundo. Esta nueva crisis que es mundial llega a Pemex en la peor situación, entre ajuste y estímulos fiscales que no solucionan el grave problema que arrastra nuestra industria petrolera. Hay que recurrir a los expertos, muchos estaban en el Instituto Mexicano del Petróleo, hoy disminuido. México requiere un plan viable para Pemex que no puede ser ya lo que fue, pero que puede ser un activo importante, una vez que se solucionen los problemas que aquejan a nuestra industria petrolera. Es urgente un plan nacional para reorientar con visión de futuro lo que será de Pemex (con todo y las descalificaciones que están a punto de llevar sus bonos a ser bonos basura). Frente a la gran crisis de Pemex se requieren grandes soluciones con visión de largo plazo. En materia petrolera enfrentamos nuevas realidades, nuevas circunstancias.

Cambiaron las circunstancias y la política, tiene que adecuarse a las nuevas circunstancias. El plan de gobierno de 2018 o sufre modificaciones de acuerdo con las nuevas circunstancias de México y del mundo, o fracasa.

Fragmento de un poema, (Mario Benedetti)

Cuando la tormenta pase y se amansen los caminos y seamos sobrevivientes de un naufragio colectivo con el corazón lloroso y el destino bendecido nos sentiremos dichosos tan solo por estar vivos. Y le daremos un abrazo al primer desconocido y alabaremos la suerte de conservar un amigo… (Mario Benedetti fragmento poema)

Comentarios