Propuestas para impulsar el desarrollo de México

Enrique de la Madrid

Como lo señalé en mi entrega anterior, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó una lista de recomendaciones para que México mejore el rumbo, luego de salir tan mal parado en el Índice de Competitividad Internacional 2021. En este artículo escribo sobre las recomendaciones del IMCO y agrego algunas propias. 

A manera de resumen y de acuerdo con el IMCO, México es poco competitivo en temas muy importantes como son la confianza en la policía, la protección de los derechos humanos, el cumplimiento de la ley, el sistema de salud y las telecomunicaciones.

Necesitamos corregir urgentemente el rumbo si queremos construir el país que anhelamos; consolidar a las clases medias, al tiempo que eliminamos la pobreza extrema y el hambre en el país. Afortunadamente existen ideas claras y propuestas de cómo podemos alcanzar ese México posible.

Por ejemplo, el IMCO recomienda facilitar el acceso a la justicia aprovechando las nuevas tecnologías digitales que hacen más rápidos, seguros y baratos algunos de los procesos relacionados con la impartición de justicia. 
Nuestro sistema de justicia está rebasado y necesita modernizarse. De acuerdo con la última edición de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) del INEGI, 9 de cada 10 delitos en México no se denuncian, algo que podría mejorarse con procesos más eficientes y accesibles.

Por mi parte, considero que debemos de apoyar a las policías municipales y estatales con mejores salarios, prestaciones y equipamiento para que así sus agentes puedan cumplir con las tareas que la sociedad exige. 

En materia de energía, el IMCO también propone reanudar las subastas de largo plazo mediante las cuales entidades privadas competían para vender energía de fuentes renovables a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y ésta se beneficiaba de electricidad a precios muy económicos, 3 o 4 veces más bajos que los que paga la CFE por producir su propia electricidad. Esto beneficiaba a las y los mexicanos que compramos nuestra electricidad directamente a la CFE.

Considero que debemos acelerar la transición de las energías fósiles a las energías renovables, estableciendo una economía circular que aproveche más, desperdicie menos y reutilice; además de implementar incentivos económicos y fiscales para así aumentar la capacidad de las energías renovables.

En materia de sociedad incluyente, el IMCO propone diseñar e implementar un sistema nacional de cuidados para niñas, niños, adultos mayores y personas con discapacidad, con lo que coincido plenamente.

Además de eso, estoy convencido de que debemos de propiciar la visión de “Hambre Cero” en México, a través del impulso a la Red de Bancos de Alimentos en todos los estados del país y un ingreso generalizado para los sectores de más bajos ingresos. Así, además cumpliremos el objetivo dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que plantea terminar con el hambre y la desnutrición para el año 2030.

También propongo que construyamos un sistema de salud universal de calidad, donde todas y todos los mexicanos tengan acceso por el solo hecho de ser mexicanos. Un sistema que privilegie la prevención y en el que se tenga acceso a todos los medicamentos necesarios para seguir determinados tratamientos y atender las enfermedades que nos aquejan.

Por otro lado y con sentido de urgencia, debemos consolidar los derechos de los grupos que han sido víctimas de una fuerte discriminación, como la comunidad LGBTTTIQ o miembros de comunidades indígenas; y coincido con el IMCO en que debemos hacer las reformas necesarias para asegurar la igualdad salarial entre mujeres y hombres.

Otra propuesta del IMCO para alcanzar una sociedad incluyente es aplicar evaluaciones estandarizadas a nivel nacional de aprendizajes de alumnos, esto con el objetivo de poder evaluar qué estamos haciendo bien y qué debemos corregir.  

Yo sostengo que debemos transformar la educación para que vuelva a ser el principal motor de movilidad social. Para ello es importante que nos aseguremos que los planes educativos estén orientados a las necesidades de las y los mexicanos, de nuestro mercado laboral y hacia nuevas tendencias como la educación para toda la vida, educación modular y más personalizada, y el aprendizaje a través de experiencias. 

Para crear mejores empleos, el IMCO propone reformar el sistema de seguridad social para reducir los costos de la formalidad. Coincido y creo que el gobierno debería generar una nueva alianza con el sector productivo para que se invierta, como nunca antes, y generemos los empleos decentes y bien pagados que tanto necesitamos.

Hay que revisar y cambiar las reglas fiscales, laborales y de seguridad social para promover que las micro empresas pasen a ser pequeñas, las pequeñas a medianas, las medianas a grandes, y las grandes a globales. Así generaremos empleos mejor pagados. 

Esta nueva alianza debe comprometerse a quitar todas las trabas burocráticas y reglas innecesarias para impulsar la inversión. A cambio, las empresas deberán comprometerse a no pagar salarios mínimos, sino a pagar los salarios máximos posibles, sin poner en riesgo la viabilidad de los negocios.

También me parecen interesantes las propuestas del IMCO de eliminar el papel y minimizar la presencia física de personas para la realización de trámites y servicios gubernamentales; de dar mayores facilidades a emprendedores, concentradas en la creación de nuevas tecnologías en sectores con alto potencial de crecimiento; y de asegurar la certidumbre para nuevas inversiones.

Sin duda es importante agregar a todo esto el ofrecer internet de calidad en todo el país, para que así nadie sea excluido del mundo digital y de todas las oportunidades de conocimiento, comunicación y éxito que representa. Esto es algo urgente y necesario en los estados del sur y sureste del país, que llevan 40 años rezagados respecto de las entidades del centro y norte que han logrado incorporarse exitosamente a la economía mundial.

Estas son solo algunas propuestas del IMCO y propias. En futuros ejercicios seguiré profundizando en éstas y otras, porque considero que es muy importante que discutamos cómo crear el México que anhelamos, donde quepa la diversidad de ideas, siempre con respeto y tolerancia, pero también con urgencia de cambiar el rumbo por el bien de todas y todos los mexicanos. Hagámoslo desde la empatía, la  solidaridad y la corresponsabilidad, especialmente con las y los millones de mexicanos que se nos han quedado atrás.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios