Inquietantes resultados sobre el ingreso de los hogares mexicanos

Enrique de la Madrid

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) que publicó recientemente el INEGI, las familias mexicanas ahora tienen menos ingresos, además de que gastan mucho más en salud e invierten menos en educación y se ha reducido el número de miembros de la familia que perciben estas retribuciones. 

En 2020, el ingreso promedio de cada hogar mexicano, que se integra por 3.55 miembros promedio, fue de 16 mil 800 pesos al mes aproximadamente, 5.8% menos del ingreso percibido en 2018 si se descuenta el efecto de la inflación. Además, el ingreso laboral, que proviene únicamente del trabajo y excluye subsidios o intereses generados por activos financieros, registró una disminución de 10.7% de 2018 a 2020, después de haber registrado un ligero incremento de 2016 a 2018. 

Estas son terribles noticias porque si ya teníamos un reto enorme en el lento combate a la pobreza, con la pandemia y otros fenómenos ocurridos en los dos últimos años se rompió la tendencia de las últimas décadas de registrar cada vez menos familias en situación de pobreza.

Por primera vez en mucho tiempo, el número de mexicanos en pobreza se incrementó significativamente, algo que seguramente corroborará este jueves el CONEVAL, al publicar su medición de la pobreza. Algunos adelantan que la pobreza extrema se pudo haber duplicado de nueve a 18 millones de mexicanos en el periodo 2019-2020.

El Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad señala que la pobreza general pudiera alcanzar hasta 67 millones de mexicanos en 2021, 14.6 millones más que en 2018.

Todo lo anterior contribuyó a que el gasto de los hogares mexicanos se contrajera 13% de 2018 a 2020. Por ejemplo, el gasto en educación y esparcimiento se contrajo 45%, en vestido y calzado se contrajo 42%, y el gasto en transporte y comunicación se redujo 19 por ciento. 

En contraste, el gasto promedio en el rubro de salud tuvo un aumento de 41% con respecto a 2018. Esto se debe sin duda a la pandemia, pero también a la desaparición del Seguro Popular y a los gastos de bolsillo y catastróficos que ahora tienen que hacer las familias que no tienen seguro. 

La ENIGH 2020 continúa mostrando grandes desigualdades en cuanto al ingreso en nuestro país. Para empezar y como otra muestra de la desigualdad, el ingreso promedio de los hogares de Nuevo León es 2.5 veces más que el de los hogares de Chiapas. En Chiapas, un hogar gana en promedio 9 mil 700 pesos mensuales aproximadamente, mientras que en Nuevo León el ingreso medio es de 24 mil 300 pesos.

La desigualdad que vivimos en diferentes frentes es evidente en los resultados de la encuesta. En un país mayoritariamente urbano como el nuestro, los hogares en localidades urbanas reportaron ingresos mensuales de 18 mil 300 pesos en promedio, mientras que en localidades rurales fue de poco más de 11 mil pesos.

Asimismo, el ingreso promedio mensual de cada hombre fue de 7 mil 500 pesos, mientras que el de las mujeres fue de 5 mil pesos, 34% menos que los hombres. 

En el caso de las personas que tienen únicamente primaria o secundaria completa, la desigualdad de ingresos por género es de 43 por ciento. No hay justificación para que como sociedad sigamos permitiendo esta desigualdad tan grave.

Los mexicanos con un posgrado, aunque sea incompleto, ganan 3.7 veces más que lo que gana un mexicano con preparatoria completa o incompleta y el doble de lo que gana un mexicano con licenciatura completa o incompleta.

Es una lástima que en 2020 haya caído tanto la inversión en educación como señalé anteriormente, y que millones de alumnos no hayan podido continuar sus estudios por falta de un servicio tan fundamental como el internet o un dispositivo electrónico para poder conectarse a sus clases en línea. 

También resalta que los mexicanos con mayores ingresos tienen entre 40 y 59 años, que por ejemplo, ganan aproximadamente 40% más de los que tienen menos de 29 años o más de 65. 

En cuanto a la desigualdad general en México, con los resultados de la ENIGH 2020 podemos decir que el 10% de los mexicanos con mayores ingresos gana 16.4 veces lo que gana el 10% con menores ingresos. 

Finalmente, quiero destacar que el número de integrantes promedio en los hogares mexicanos se ha reducido progresivamente desde 5 miembros en 1990, 3.9 miembros en 2010 y 3.6 miembros en 2020. 

Además, se contrajo un poco el número de habitantes promedio del hogar menores de 15 años, mientras que los integrantes mayores de 65 años se incrementó ligeramente, lo que nos recuerda que estamos en un proceso de envejecimiento poblacional. El número de personas que perciben un ingreso por hogar también se redujo de 2016 a 2020. 

Los resultados de la ENIGH 2020 son inquietantes, nos hablan de un retroceso en la lucha para que los mexicanos vivamos mejor. Sin duda hay mucho que podemos hacer para mejorar el rumbo y superar las adversidades que se nos han presentado en el camino. 

Es por ello indispensable reflexionar sobre las políticas públicas necesarias para generar mucho más crecimiento económico, con alta generación de empleo digno y bien pagado. También tomar en cuenta las grandes tendencias mundiales de la economía y dotar a la población de las herramientas y habilidades necesarias para ser exitosos en esta nueva economía del conocimiento. No se trata solo de trabajar más, sino de trabajar mejor y en especial en aquellas actividades económicas que tengan alto margen y puedan pagar muchos mejores salarios. 

¡Se trata de emparejarnos todos para arriba y no emparejarnos para abajo!

Pero también es necesario trabajar por una sociedad mucho más empática, solidaria y corresponsable, que contribuya a generar un entorno mucho más favorable para aquellos que se nos han quedado atrás. 

¡Sólo juntos salimos todos!

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios