Entendamos la necesidad y el potencial de nuestros impuestos

Enrique de la Madrid

Los mexicanos necesitamos cobrar y gastar los impuestos de forma más inteligente, oportuna y transparente, ya que los servicios públicos que tenemos distan mucho de ser los óptimos. Esto se ve reflejado en materias como la seguridad o en la calidad del transporte público, por lo que es necesario un mayor financiamiento público.

La existencia de los impuestos se debe a varias razones. La primera de ellas es garantizar la seguridad de la población. Hay territorios en África y Asia donde la población civil vive en condiciones de alta inestabilidad y conflicto, pues el Estado no ha logrado establecer un mínimo de seguridad. Desafortunadamente en México también hay regiones y municipios donde hace falta mayor presencia del Estado, para así alcanzar un verdadero imperio de la ley.

Otra función de los impuestos es la provisión de bienes y servicios públicos. En los países existen servicios que debe proveer el gobierno porque nadie más estaría dispuesto a pagarlos, como el alumbrado público o el drenaje. Al ser servicios que disfrutamos y necesitamos todos, debemos pagarlos a través de los impuestos.
Además, se cobran impuestos cuando alguna actividad económica genera un efecto secundario negativo, por ejemplo, en México existe un impuesto especial a los cigarros porque su consumo aumenta el costo de los servicios de salud pública.

Los impuestos también se utilizan para redistribuir la riqueza y pagar acciones que ayuden a equilibrar las oportunidades que tenemos los ciudadanos para salir adelante. Debemos de alcanzar un sistema de salud de calidad y universal, así como un sistema educativo óptimo, amplio, incluyente y acorde a la nueva realidad; y, sobre todo, necesitamos lograr mayores niveles de seguridad para todos. 

Uno de los principales retos que tienen los gobiernos es administrar los impuestos. El debate de subir o bajar impuestos y cómo gastarlos es muy importante para los países.

En la discusión debemos considerar varios factores, entre otros: cuánto dinero necesitamos para pagar los servicios públicos que queremos, qué tan inteligente es el gobierno para gastar nuestro dinero (o si lo desperdicia), cuánta transparencia hay en el uso de los recursos públicos, cuánto pagan los más ricos, la clase media y los menos favorecidos económicamente.

En México los recursos públicos no son suficientes para pagar todo lo que necesitamos, por eso tenemos grandes deficiencias en nuestras calles, en el transporte, en la seguridad y en los servicios de salud y educación. En nuestro país los ingresos fiscales representan 16% del PIB, mientras que el promedio de los países de la OCDE, de la cual somos miembros, supera el 34 por ciento.

Sin duda deberíamos gastar mejor los recursos públicos, no obstante, la recaudación en México es tan baja que no alcanza para financiar transporte público de calidad, ciudades más verdes y menos contaminadas, erradicar la pobreza, y proveer seguridad, educación y salud para todos.

Si queremos que el Estado mexicano tenga más recursos, necesitamos aumentar la recaudación de forma inteligente y transparente. 
Por ejemplo, México tiene una economía informal muy grande en la que 57% de la población no paga impuestos por su actividad económica. Ello contribuye a explicar la baja recaudación que tenemos. 

La falta de claridad en el destino de nuestros impuestos también dificulta aumentar la recaudación. En México los impuestos se juntan en un presupuesto federal y desde ese nivel se decide cómo se gastan. Ahora la tendencia es empezar a darle un destino muy claro a los impuestos, por ejemplo, que todo el dinero recaudado en impuestos al alcohol sea destinado a mejorar la educación. 

Considero que los contribuyentes necesitan mayores incentivos para cumplir con sus responsabilidades fiscales y uno de ellos es saber en qué se va a gastar cada peso que se le da al gobierno. Saber concretamente por qué vale la pena cobrarlos y de qué manera van a beneficiarnos. Por ejemplo, si supiéramos que nuestro dinero se va a usar para mejorar la seguridad en nuestra colonia, sería más atractivo pagar impuestos.

La calidad de vida de las personas depende del entorno en el que se desarrollan, por lo que cada vez adquiere más importancia enfocarse en lo local. Lo que afecta a la gente está en el ámbito local, como la recolección de basura, la pavimentación de las calles o la seguridad de la colonia, y son necesidades que no puede atender detalladamente un gobierno federal. Por ello, debemos fortalecer las capacidades políticas, administrativas, logísticas y recaudatorias de los gobiernos locales.

Nuestro sistema fiscal y de gasto necesita una buena actualización porque podemos ser mucho más inteligentes a la hora de recaudar y gastar el dinero de todos los mexicanos, para que así nos cueste menos y nos beneficie más.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios