¿Y si nuestro talento mexicano no es tan bueno como creemos?

Enrique Beas

Pero hoy, la columna no es del mentado tema comparativo entre Estados Unidos y México, sino la tremenda mala racha de nuestros futbolistas en sus aventuras europeas

Qué duro tema, más en un año mundialista y porque los vecinos del norte exportan con mayor frecuencia y cantidad mejores prospectos para Europa.

Pero hoy, la columna no es del mentado tema comparativo entre Estados Unidos y México, sino la tremenda mala racha de nuestros futbolistas en sus aventuras europeas.

También es una realidad que no se pueden meter todas en la misma canasta y que los contextos importan, pero empieza a ser decepcionante, ya que el común denominador es la famosa formación y la madurez que se tiene que dar en los que dan el brinco, esa mala capacitación mental para enfrentar los retos en el momento más relevante y tomar mejores decisiones.

Es cierto que al jugador mexicano le hace falta tener mejores representantes, pero entre el contrato rescindido en Francia de Pizzuto, quien nada más sólo fue a oler los croissaints, los pobres 28 minutos jugados desde octubre en España de José Juan Macías, quien sigue perdido en sus sueños del documental de Chivas, y ya pasaron seis meses de sus 18 de préstamo de Santi Muñoz, pero no debuta aún en Inglaterra.
 

Con esos datos, con esos hechos contundentes, nos debemos situar en lo mal asesoradas que están nuestras promesas y que, por lo mismo, es difícil que se llegue a trascender.

Es un hecho que en las dinámicas individuales hay un riesgo, que no van acompañadas de las tomas de decisiones de la Liga MX como tal o de un club mexicano que trate de generar un modelo de exportación, pero es urgente que se desarrolle esa área. En México, se le invierte y bien al futbol, nuestros jóvenes juegan muchos minutos antes de sus 18 años de edad, con duelos internacionales gracias a las buenas bases que hay en Selecciones Juveniles y clubes, que le apuestan mucho a la preparación y fogueo, pero ahí nos quedamos, hay nula capacidad de gestar los siguientes pasos de nuestras joyas.

Insisto, tres de estas —del último año— están fracasando rotundamente en el futbol europeo y no se ve cómo se pueda enderezar la cosa. ¡Bienvenidos, bienvenidos! A ese día en el que nos tenemos que preguntar si nuestro talento mexicano es tan bueno como creemos.

@EnriqueVonBeas

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios