Se busca a JJ Macías

Enrique Beas

Le urge ponerle el carácter y la responsabilidad de asumir su presente. Porque su actual nivel está alejándolo de cualquier sueño

No podemos negar que fuimos avisando de la extraña caída emocional y futbolística de una tremenda promesa del Rebaño Sagrado y el futbol mexicano.

El muchacho que se robó una campaña con el León y regresó al equipo de sus amores pensando que este verano —a más tardar— saldría a Europa, pero se extravió en la cancha y el vestuario. Perdió el foco y el sentimiento. Se convirtió en una piedra con el balón, una pared en la que todo lo que le llegaba le rebotaba. Vucetich trató de darle seriedad al asunto y es ahí donde el muchacho se asesoró mal.

De ahí vino el Preolímpico y Jaime Lozano, con un par de entrenamientos, detectó la depresión futbolística del delantero. Compañeros en la cancha, tanto en el Guadalajara como en el Tri Sub-24, dejaron de contar con su talento y empezaron a resolver las cosas por ellos mismos (me refiero a Vega, Antuna y Angulo).

PUEDES LEER: Las primeras palabras de Christian Eriksen, al despertar en el estadio

Es tanta la opacidad de sus últimos juegos que muchos dicen que el muchacho vive una depresión existencial y rechazo a su realidad. No sabe dónde está parado y pudiera ser un problema de otra índole. Algunos que lo conocen más, dicen que es un tipo muy especial, sangrón y mamón. Hay momentos en los que se ve que no se une a los festejos colectivos, que vive en su mundo.

Sus jefes directos saben que ha estado mal asesorado y que su entorno familiar y representantes le han dicho que a su alrededor todos le tienen envidia. En fin, tantos ángulos y tantas verdades a medias que sólo una persona puede responder: el mismo Juan José Macías.

Le urge ponerle el carácter y la responsabilidad de asumir su presente. Porque su actual nivel está alejándolo de cualquier sueño. Si no reacciona, no sólo está en peligro ir a jugar en Europa, sino perder también la oportunidad de la Selección y hasta de Chivas.

Y le pasará lo mismo que a muchas promesas del Rebaño, que creyeron que serían la nueva joya del futbol mexicano sólo por un par de buenos torneos. Ojalá que él se dé cuenta y se separe de esos entornos que sólo lo han engañado, llevado al odio y vuelva a confiar en sus guías, que son los técnicos en turno y no los representantes.

¡Bienvenidos, bienvenidos! A esos días en los que estamos buscando a JJ Macías.

@EnriqueVonBeas

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios