Normalizar la violencia de género, otra vez

Enrique Beas

Me quiero quedar con el fondo de la historia, la misma que nos sigue azotando en todo el país

Sin duda esta debe ser por mucho una de las columnas que más me ha tocado escribir. Ojalá pueda darme a entender de la mejor manera para aportar un granito de arena a una lucha que sigue buscando una de las principales causas sociales pendientes por erradicar: La violencia de género. 

Entiendo el tema legal de Renato Ibarra, para que no me salgan con la postura de que es cosa juzgada, también estoy enterado e informado del perdón de la novia embarazada, que en esta columna lo que menos busca es la revictimización de la afectada.

Me quiero quedar con el fondo de la historia, la misma que nos sigue azotando en todo el país. Hace unas semanas eran algunos americanistas confundidos defendiendo al jugador, hace una semana eran algunos comunicadores de la empresa dueña de su carta para polemizar con la segunda oportunidad y otros tratando de meter a otro colega por errores del pasado; y ayer fue la nueva afición y algunos colegas analizando el refuerzo posible del nuevo equipo para el ecuatoriano, el Atlas.

LEER MÁSEl sueño de Renato Ibarra que se esfumó

Ahí la conversación nos volvió a llevar al mismo camino donde nos hemos equivocado todos (sí, también un servidor en distintas ocasiones).

Entiendo que hemos cambiado y percibo por el bien de las nuevas generaciones un cambio paulatino en nuestro comportamiento para respetar los derechos de las mujeres, ponernos en el mismo plano sin superioridades físicas, verbales, ni de ningún tipo.

Por eso leer, escuchar y ver que muchos dicen más allá de la cancha o fuera de los temas extra cancha, para decir que es un buen jugador, es seguir dando pasos atrás. Es cierto que el principal responsable sigue siendo el América que no lo dio de baja, a la par la Liga MX, que de seguro encontrará una manera el siguiente 8 de marzo de emitir mensajes huecos buscando esa anhelada libertad e igualdad en los derechos de las mujeres y ahora el posible nuevo equipo que le dará una oportunidad a Renato.

Por todos lados una triste historia más de un país que en todas sus esferas sigue sin entender el daño.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al día donde volvemos a normalizar la violencia de género. 

@EnriqueVonBeas

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios