México camino al oro

Enrique Beas

Después de días movidos y cargados vienen los días de ganar confianza al futuro inmediato del proyecto de la Selección Mexicana

Y no sólo hablo de la medalla, de la Copa Oro y hasta de la vida misma. Después de días movidos y cargados vienen los días de ganar confianza al futuro inmediato del proyecto de la Selección Mexicana.

El camino ha sido bastante tedioso, bastante complejo entre la pandemia y los malos ratos que han dejado más problemas extra cancha y de lesiones, hartazgo y hasta desconfianza en todo lo que ha pasado con las últimas declaraciones de fastidio de Gerardo Martino y la idea de darle la vuelta a esto.

Son tres posibles juegos en Japón y dos en Estados Unidos que podrían cambiar el termostato de la FMF y nuestro futbol. Un título que se exige cada dos años y como dicen, de ganarlo no deja nada, pero ahora será la base de un equipo rumbo a la eliminatorias mundialistas y la idea de que Funes Mori sí podría con el paquete. Además de que no se depende de Guardado ya en la generación ofensiva, así como de Memo en el arco.

Pero lo más importante es que por fin hay ritmo después de muchos partidos este año para remontar el nivel y la memoria. Todo esto si hay buen futbol hoy en Houston y el domingo en Las Vegas.

Puedes leer: "La historia sin fin del deporte mexicano"

Paralelamente, el proyecto nueva generación o cambio generacional, como lo quieran llamar está —como lo decía— al final del juego y en medio de la cancha, los rizos más galanes de nuestro país, Guapo Memo: “estamos a un juego de oler las medallas cabrones, humildad y paso a paso”.

Con esto lo que provocaría ganarle a Corea del Sur sería darle el voto de confianza a 11 o 13 jugadores más (el mismo Tata ayer en la conferencia de prensa dijo que hay 11 que están en Tokio que son parte del proyecto), que lograrían una tremenda competencia para darle la vuelta a la página al talento de Vela, del Chícharo.

Si a esto le sumamos la recuperación del Chucky y de Raúl, el futuro inmediato después de los duelos claves que se jugarán todos en un margen de nueve días dejarían el verano muy victorioso y esperanzador para el Martinismo y Qatar 2022, pero antes habrá que entender el camino al oro de México. ¡Bienvenidos, bienvenidos! A los juegos que sí importan y que sí nos ayudarán a dimensionar en dónde estamos parados.

@EnriqueVonBeas

 

 

Comentarios