Los caminos de la vida

Enrique Beas

La gran desgracia: Ver al mejor futbolista de nuestros tiempos ido, sin magia, sin alma, humillado

No son como yo pensaba, tampoco como los imaginaba, pero acá estamos, entendiendo el foco del universo futbolero.

El americanista empedernido, arrogante y mamón, cree que hay una gran diferencia entre él y los demás, habla de una sola grandeza, contando su historia a partir del Chanfle. Ahí demuestra que la sociedad teledirigida tiene efecto en la Televisa de los 80 y, fue humillado por el Querétaro, al que creía le ganaría con la camiseta.

Pasó lo mismo en Lisboa, al tener tres historias que nadie imaginaba. Ver al Lepizig en las semifinales y sin Timo Werner en la cancha (su otrora goleador, quien fichó con el Chelsea e hizo el 52% de sus tantos en el último año), tras eliminar al Cholismo y los millones invertidos en el Atlético de Madrid, que había echado al gran campeón europeo y de Inglaterra en Anfield, pero esta vez no metió las manos ante un equipo que apenas construye su abolengo.

PUEDES LEERGiovani dos Santos, el peor negocio del América

Luego, llegó la gran desgracia: Ver al mejor futbolista de nuestros tiempos ido, sin magia, sin alma, humillado de una forma tan letal que muchos dicen no se podrá levantar de nuevo. Una goleada de escándalo. Ponen culpables en la directiva, en el banquillo, en la cancha y en el vestuario, pero nadie esperaba tremenda madriza.

Cierro con el caso de Pep, visionario y hombre vanguardista, con mucha capacidad para hacer que las cosas se muevan diferente, menos vencer en los momentos de carácter. El séptimo lugar de la mediana Liga francesa eliminó al todopoderoso y millonario City.

Cierto, los caminos de la vida no son como los pensaba, tampoco como los imaginaba, ni como los creía.

¡Bienvenidos, bienvenidos! A los días en que el futbol nos sigue enseñando que las Chivas sólo están a tres puntos del todopoderoso y único grande de México, el Ame. Ja. Je. Ji. Jo. Ju.

@EnriqueVonBeas

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios