La mejor Liga del mundo

Enrique Beas

No es para menos. Cuatro juegos, 14 horas con 18 minutos de transmisión que seguro serán inmejorables por el dato de que todo se definió en las últimas jugadas. Una locura para desafiar al dios del tiempo y que se trate de entender, de una vez por todas, el valor de los segundos

Así estaremos todos estos días, con la euforia y la algarabía de la NFL.

No es para menos. Cuatro juegos, 14 horas con 18 minutos de transmisión que seguro serán inmejorables por el dato de que todo se definió en las últimas jugadas. Una locura para desafiar al dios del tiempo y que se trate de entender, de una vez por todas, el valor de los segundos.

Sí, con 13 segundos, Patrick Mahomes (hoy por hoy, el mejor jugador de este deporte) logró empatar un partido.
Los cuatro duelos tuvieron un gol de campo en la última jugada del tiempo regular. En tres, fue para ganar, y en el otro fue para mandar a tiempo extra.

Tom Brady, el pu... amo de este deporte, regresó de una desventaja de 24 puntos para meterle emoción y caer con la cara al sol, a sus 44 años de edad.

Aaron Rodgers es el villano favorito que siempre se hace pipí cuando enfrenta a los 49ers, hasta en su tundra en Wisconsin. San Francisco es la franquicia que más finales de conferencia ha jugado en la historia, con 16, y siempre sabe competir; incluso, sin quarterback. Digo, Jimmy Garoppolo es un galanazo, pero no es, ni de cerca, de élite.
 

Cincinnati eliminó al mejor de la Americana, y después de 31 años por fin ganó un juego de Playoffs fuera de su casa, para ahora disputar una final con el rey del juego y que llega a dicho duelo por cuarto año consecutivo; además, en su propio patio.

Una locura lo de los Chiefs de Kansas City, que eliminaron de nueva cuenta a los grandiosos Bills de Buffalo, en una de las mejores noches de este deporte. Con los dos quarterbacks jugando poesía. Sin errores ni entregas. Ambos, con más de 300 yardas, tres y cuatro pases de anotación, y un juego con más de 24 puntos en tan sólo dos minutos con 45 segundos.

En pocas palabras, un fin de semana que deja huella, que siembra nuevos aficionados, que enamora a nuevos clientes, televidentes y reporteros que consumen más este deporte.

Hoy, no caigamos en la discusión barata de la batalla contra otros deportes, mejor disfrutemos lo que serán las finales de conferencia y el morbo de saber si por segundo año consecutivo un equipo puede jugar un Super Bowl en su casa. El reto de los Rams será por fin ganarle a San Francisco. Así como saber si los Bengals tendrán la fórmula que tuvieron los Pats de Brady para frenar la maquinaria de Kansas. Vaya días que nos esperan en la mejor Liga del mundo.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al nervio que me empieza a dar antes de ir a cubrir un Súper Domingo.

@EnriqueVonBeas

 

TEMAS RELACIONADOS
NFL
Guardando favorito...

Comentarios