Ganamos todos

Enrique Beas

Mucho que apretar con el Tata Martino, pero —de nuevo— le hacía falta a México ver su suerte y tener un rival en la zona que ayude al crecimiento

Sí. No exagero, y no hablo de nuestra creciente democracia, en la que todos ganamos al saber que nuestro voto es una verdadera herramienta para buscar cambios reales en muchos estados, en la CDMX y en la Cámara, gracias a la participación ciudadana.

Insisto, no escribo de la fiesta del domingo en las urnas. Tampoco me refiero a lo logrado por nuestro Checo Pérez, quien inspiró a Fifilandia a salir a votar después de escuchar el Himno Nacional Mexicano en Bakú (es broma, y lo de Sergio fue una de las grandes proezas de nuestro deporte, sin exagerar).

Escribo de lo que sucedió en Denver, en el estadio de los Broncos, con un estadio casi repleto y en ebullición por 120 minutos (135, por los agregados) de buen futbol. De una batalla de ida y vuelta, y llena de pasión y algo sorprendente para la zona concacafkiana. Ritmo y talento, rudo, pero categórico, para luchar cada pelota con un clásico entre Estados Unidos y México, que nos regaló uno de sus grandes partidos para tratar de adornar un torneo inservible, como lo es la Nations League.

Puedes leer: "¡Quítense la venda!"

Mucho que apretar con el Tata Martino, pero —de nuevo— le hacía falta a México ver su suerte y tener un rival en la zona que ayude al crecimiento. Con el juego, Martino se obliga a pensar mejor el tema de sus tres “9”, así como está obligado a ganar la Copa Oro y vencer a esta muy joven, pero refrescante y prometedora selección estadounidense.

No le demos más vueltas: Más allá de perder la racha de 14 años de no caer en finales de la zona contra los vecinos del norte, se ha ganado en alta competencia y en poder analizar más a profundidad un verano que parecía tirado a la basura.

PD. Sin afán de campaña en contra, hay que revisar ya lo que aporta Andrés Guardado al Tri, ya que somos muy dados a realizar homenajes y cargar con personas muy queridas que ya no aportan mucho en la cancha. Y no lo escribo por el penalti fallado, sino por el ritmo de juego que le quita al vértigo del equipo de Martino. Y más con las generaciones que hay y vienen en su posición. ¡Bienvenidos, bienvenidos! Al día al que podemos decir: Ganamos todos.

@EnriqueVonBeas

 

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios