El Pollo y 10 más

Enrique Beas

Me queda claro algo: Si todos le metiéramos a la vida la actitud del Pollo, seríamos una potencia mundial.

Digo, perdón que exagere un poco con el título de la columna; además, la verdad es que Mier y Sepúlveda están —hoy por hoy— con mejor nivel en la central de las Chivas, pero nadie le gana en intensidad al famoso Pollo Briseño. De hecho, eso le costó la titularidad después de la lesión a Gio dos Santos en el Clásico pasado, antes del parón.

De ahí, el jugador del Rebaño no volvió a ganarse el puesto que se había adjudicado con ese famoso partido ante Tigres en el Akron, cuando marcó gol y lo festejó como si se hubiera ganado la Copa del Mundo, cuando la realidad es que derrotó al equipo del triste Tuca, 2-0 en esa ocasión (por aquellos que creen que Tigres “siempre” gana).

Lo del sábado pasado es anecdótico, porque Gignac —sin duda— es la mejor pieza de nuestra Liga. Se le da mucha libertad, lo miman los árbitros y el entorno lo quiere. Saben lo que representa para los últimos torneos; eso sí, también es un atole hecho y derecho; es decir, es bien pesado, de sangre muy temperamental y muy sácale punta a los lápices de nuestras canchas.

Puedes leer: "La mentira del mejor"

Por eso, cuando el partido estaba 2-1 y en plena ebullición, lo que hizo el Pollo para meterle hielo y carácter en el Volcán sin gente, logró centrifugar a un equipo y a una figura, para detonarles la crisis en la que están los Tigres el día de hoy.

Me queda claro algo: Si todos le metiéramos a la vida la actitud del Pollo, seríamos una potencia mundial. ¡Bienvenidos, bienvenidos! Al Pollo y 10 más para mi equipo. 

@EnriqueVonBeas
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios