El futuro de México

Enrique Beas

México se sabe el gigante del área, no tendría que tener competencia

Y no hablo de la parte polarizada de nuestros días, sino de lo que tendría que hacer nuestra Selección Mexicana y todo su aparato operativo para buscar una mejor relación con la pobre, ventajosa y mal manejada Concacaf.

Digamos que, al entender la fotografía completa de lo que mueve México en Estados Unidos, se ha generado una brecha entre el producto que impulsa la economía y la organización y competencia deportiva.

Es cierto que, en la cancha, cada día nos cuesta más trabajo ganar; es más, ahora hasta nos cuesta hacer un méndigo gol, pero justo esa visión es la que está provocando una mala relación con todos.

México se sabe el gigante del área, no tendría que tener competencia, ya que la mayoría de los problemas son errores propios o condiciones indecentes para jugar un partido, pero —ante esta arrogancia— las Selecciones y el mismo sistema juegan en contra.

Lee también: Concacaf afirma que se cumplieron los protocolos; el partido vs Guatemala con público

Entonces, vivimos una paradoja constante, donde —aunque eres el alma de la fiesta, el elemento principal de todo este negocio— nadie te quiere. Los árbitros, los jugadores de las otras selecciones, los organizadores y hasta los directivos de la Concacaf, quienes siguen insultando a México constantemente.

Es una relación cada día más tóxica, que no te deja crecer, que te limita a jugar cada cuatro años el 80% de tus partidos contra los mismos (más ahora por la Nations League). Estados Unidos ya lo entendió, por eso sobajó y despreció el torneo. Sabe que un solo juego valioso es muy poca recompensa para sus figuras; por eso, manda al equipo en desarrollo y alternativo.

Si a un torneo de selecciones de verano no vas con tus estelares, pierde sentido, y eso será lo mismo que tendrá que hacer México. El problema es que está atrapado. Gracias a su buena comercialización de derechos en el doble mercado y la mala gestión con la Conmebol, se vive una situación muy incómoda para todos los elementos de la Selección Nacional. Una cosa es su mal funcionamiento y otra la batalla que existe contra la Concacaf.

Ya lo dijo Yon de Luisa, presidente de la FMF, que no tolerará más esta situación. El tema será saber cuál podría ser el futuro para México.

¡Bienvenidos, bienvenidos! A la Copa Oro que podría ser un antes y un después para la Selección Mexicana y todo lo que mueve a su alrededor.

-@EnriqueVonBeas

 

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios