Los diputados de la ignominia

Los diputados del grupo de amistad con Rusia ¿están en desacuerdo con el presidente y con la Constitución?

Emilio Rabasa Gamboa
Nación 31/03/2022 02:58 Actualizada 03:00
Guardando favorito...

Cabe preguntarse si el grupo de diputadas y diputados del PT, Morena y PRI, dirigidos por Alberto Anaya, sopesó el alcance de su oprobiosa decisión: instalar un grupo de amistad México-Federación de Rusia, y dar la bienvenida al embajador del país invasor, Víktor Koronelli, el pasado 23 este mes, cuando el ataque ruso sobre Ucrania se recrudecía por aire, mar y tierra. La pregunta es pertinente por la profunda incongruencia de esta postura. Veamos:

1) Desconocimiento histórico.

Habría que refrescarles las invasiones que sufrió nuestro país. La de España en 1829 con Isidro Barradas. La de Francia con “La Guerra de los Pasteles” en 1838. La de EUA con el presidente Polk en 1846, que causó la pérdida de la mitad de nuestro territorio (Texas, Nuevo México, las Californias, Arizona, Colorado Nevada y Utah). La de Napoleón III en 1862 para imponer a Maximiliano como emperador, derrotado por Juárez. De nuevo EUA con Woodrow Wilson en 1914 en Veracruz. Cinco invasiones en menos de un siglo por tres países incluyendo el vecino, como en Ucrania. ¿Olvidaron esta negra parte de nuestra historia al invitar a un país invasor a un grupo de amistad?

2) El desprecio por la democracia y la Constitución.

El gobierno de México condenó explícitamente la invasión rusa a Ucrania, tanto el canciller Marcelo Ebrard como el embajador ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente (“estamos ante la invasión de un país soberano por parte de otro”) quien junto con Francia presentó iniciativas para cesar las hostilidades, retirar las tropas rusas y permitir ayuda humanitaria, bloqueadas por el mismo país invitado por los diputados, que prácticamente se quedó solo en la Asamblea donde México votó con 140 países una resolución a favor de esos objetivos. México inequívocamente ha condenado cualquier forma de invasión (Etiopía con Cárdenas, Checoeslovaquia y Granada entre otras), y se ha colocado del lado del país invadido ¿lo ignoran los diputados?

¿Están en desacuerdo con el presidente AMLO y los principios constitucionales (art. 89) que siempre esgrime: autodeterminación de los pueblos; no intervención; solución pacífica de las controversias y proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza? pisoteados por Rusia al invadir Ucrania.

¿Desprecian la democracia que habitan al simpatizar con una dictadura que invade a un régimen democrático para “desnazificarlo”, en el que fue electo presidente un judío, con el 75% de los votos?

El grupo de amistad de los diputados se quedó corto. ¿Por qué no completarlo con Maduro, de Venezuela; Ortega, de Nicaragua; Díaz-Canel, de Cuba, y con Kim Jong-un, de Corea del Norte, para que integren el club de los actuales grandes autócratas con Putin?.

3) La tragedia del alto costo humano

¿Tampoco les importó que de una población de 40 millones, 3.6 millones ucranianos hayan tenido que emigrar y refugiarse en países vecinos, 6.5 millones se hayan desplazado en su propio país; múltiples ciudades y zonas civiles bombardeadas? ¿Ni que esta guerra haya sumado miles de muertos ucranianos, incluyendo mujeres y niños, muchos ya huérfanos, además de militares fallecidos de ambos ejércitos?

Si este grupo de diputados quiere evidenciar su antipatía hacia Estados Unidos, no se requiere inclinarse ante Rusia, basta y sobra con ser auténticamente mexicanos, acatar la Constitución que juramentaron respetar y recordar parafraseando a Juárez, que el triunfo de la invasión “es moralmente imposible”.
 

Docente/investigador de la UNAM

Comentarios