La purga estalinista llegó a la ciencia

Eduardo Arvizu

“…Pero la Ciencia no es una empresa que tenga lugar en algún plano moral o espiritual superior por encima del resto de la actividad humana. Como todos los otros campos de nuestra cultura, está modelada por intereses económicos, políticos y religiosos……”

Yuval Noah Harari: De Animales a Dioses (2015), Penguin Random House, p300


 

El tema de la Fiscalía de la República contra 31 científicos de alto rango en México se explica de manera dual: primero, como riña de capillas, una de las cuales hoy está en el poder y que quiere tomar revancha de sus pares, y segundo, con la sed de desquite desde lo más alto del poder en el país, con sede en el Palacio Nacional .

Nunca mejor aprovechado el tema del Presupuesto. Sí, todos se vuelven iguales en cuanto pueden disponer de los dineros públicos y de sus reclamaciones por ellos.

Y qué mejor momento que tener la dirección del Conacyt en alianza de un Fiscal, quien también cree que los científicos en liza tienen un crédito deudor con sus intereses y su historia personal.

Es un tema de grupos opuestos y de afán revanchista, más la rentabilización del poder cuando se tiene. Sucede en el arte, la escritura, el deporte, las diversas Iglesias y, por supuesto, en todos los ámbitos que pueden ser incluidos en el quehacer de la política.

Y como la 4t abrió la temporada de patos y cada mañana a sus leales les inyectan adrenalina cual si fueren gallos en palenque, en los diferentes espacios gubernamentales hay un abierto y despiadado combate de los que llegaron al poder contra todos y todo lo que pudiere representar algo del pasado o lo opuesto.

Normal en toda renovación, pero ahora a lo chairo.

Es un hecho que siempre hay que guardarle reservas a quien tenga en sus manos las fuerzas armadas y al Ministerio Público. La 4T los tiene y esa es la explicación primaria de la persecución que comenzó calladamente en la Dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología contra 31 mujeres y hombres de ciencia y se potenció ante las fobias del Fiscal Federal convencido de tener asuntos pendientes con los científicos, que criticaron cuando le fue asignado el nivel de SNI III, con un empujoncito de la dirección del Conacyt.

No hay que desestimar el enojo presidencial contra los científicos que en trabajos de análisis del Tren Maya, criticaron los malos abordajes sobre zonas protegidas y los perniciosos efectos ecológicos que causará el vehículo en rieles.

El huracán reprobatorio de opinión pública levantado en contra de la 4T al conocerse la gestión de la Fiscalía de la República al turnar a un Juez Federal un pliego consignatorio pidiendo una orden de aprehensión contra 31 Doctores, Maestros, exfuncionarios del mejor nivel que hay en el país tuvo, como tantas cosas en la actual administración, una respuesta lenta, tardía y por lo mismo ineficaz.

Y más todavía porque el Miércoles anterior un grupo de cinco de los 31 acusados por la Fiscalía pidieron y obtuvieron audiencia con el Presidente del Consejo de la Judicatura Federal, Arturo Zaldívar, para pedirle buen juicio y moderación ante la ya anunciada nueva arremetida de la Fiscalía que será enviada a otro Juez Federal del CJF, dependiente del Ministro Zaldívar.

Por supuesto que el Ministro ofreció imparcialidad y rigor en la aplicación de la ley, pero la iniciativa la tomaron los científicos. Esto mereció un tardío posicionamiento en un hilo con seis mensajes vía tuitter del Vocero Presidencial, Jesús Cuevas. Ambas acciones fueron el mismo Miércoles.

Este paso adelantado de los científicos le puso difícil el terreno a Arturo Zaldívar e hizo más complicado que aplique en los próximos días el método de operación que regularmente usa a través de Carlos Antonio Alpízar, Secretario General de la Presidencia del CJF. Dentro del Consejo son casi bíblicos sus actos de operación política ante diversos miembros de la Judicatura Federal, incluidos por supuesto Jueces y Magistrados.

El Gobierno de la 4T ya había reaccionado días atrás a través de un par de simplonas, acartonadas entrevistas radiofónicas que dio el Fiscal de Delincuencia Organizada, Alfredo Higuera Bernal, quien salió a los medios para tratar de contrarrestar la inmensa ola de reprobación que la embestida oficial provocó con su diligencia del 25 de Agosto. Ese día, la Fiscalía pidió órdenes de aprehensión a un Juez con sede en el Penal Federal del Altiplano, en Almoloya de Juárez para los 31 científicos.

Las expresiones públicas de Higuera dejaron en claro: el Juez de Almoloya no les corrigió la plana. Simplemente les negó obsequiar las 31 órdenes de aprehensión que pretendía el Fiscal Gertz para los que osaron criticar los estragos del mencionado tren y de paso tomar revancha a los que públicamente criticaron su reciente asignación del SIN III.

Gertz quería a los 31 científicos tocándose los codos con el líder de los Zetas, con el jefe de los Templarios o con el güero Palma. Al cabo para Gertz no importa la clase de gente que está inculpando, sino el objetivo es que sintieran para qué sirve el poder y como dijo su máximo líder: “Para que aprendan, conservadores…

El sábado por la mañana no se sabía que los Fiscales hubiesen presentado alguna nueva petición ante otro Juez. Ya ven que les fascinan los sabadazos.
A María Elena Alvarez Buylla le regalaron un postre delicioso para el banquete que ha armado desde que la nombraron en la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Una ludita al ataque

La Señora Alvarez Buylla no se ha cansado de declarar que a partir de su llegada al Conacyt se ha roto con la ‘ciencia neoliberal’ y se ha comenzado con una ciencia para el pueblo.

En una muy celebre conferencia mañanera a la que fue convocada y convidada a hablar en Abril pasado con motivo de anunciar lo que será la vacuna “Patria”, la señora se aventó una de esas como la de Rosa Icela Rodríguez en el Senado con la disminución de la delincuencia “en 50 Estados del país”.
Alvarez Buylla dijo, poco reflexivamente, que la vacuna autóctona costará ¡¡855 por ciento!! menos que otras vacunas. Si la más cara anda por los 40 dólares ambas dosis, pues la ‘Patria’ tendría que costar unos centavos de dólar. Un despropósito, vamos.

Desde su llegada se conoció al interior del Conacyt la tendencia de la respetable Doctora. Nueva orientación a la ciencia en México y a la estructura que la soporta. Hasta ahí todo bien y correspondiente con la llegada de otra administración que, normalmente, se estrena en todas partes para reinventar al mundo, variar los grados de calentamiento del agua tibia y la forma de hilvanar el hilo negro.

Las capillas de científicos opositores a Alvarez Buylla la motejaron como “La Ludita”. Y es que se refieren a un personaje Inglés y legendario, Ned Ludd, que eventualmente existió entre los siglos XVIII y XIX y que alcanzó la notoriedad histórica porque supuestamente incendió maquinaria de uso textil, porque desplazaba la mano de obra de trabajadores.

De este nombre casi homérico surgió en ese siglo XIX y durante la primera revolución industrial en Inglaterra el movimiento de “los luditas”, que se levantaron contra el proceso de sustitución de la mano de obra por máquinas. Llegaron a destruir algunas y de ahí la caracterización histórica del ludismo.

Es por eso que a la lideresa actual de la ciencia oficial le endilgaron el apelativo de “La Ludita”, por su afán de destruir las estructuras científicas que encontró para imponer lo que ella supone que es como la Nueva Jerusalén.

Las tendencias recientes son siempre naturales con la renovación de los Gobiernos. ¿Pero hasta dónde llegar con la destrucción de lo anterior?.

Ese contexto es el que explica la andanada contra los 31 científicos. Guerra de regular intensidad entre capillas y afán de revancha desde lo alto. Ese afán de recluirlos junto a delincuentes de alta peligrosidad sugiere una Purga Estalinista que busca quitar de en medio y bajo cualquier forma a los opositores.
El Stalin de nuestros días ordena todos los días los rincones y la dirección del exterminio.

El papel de Alvarez Buylla, además de hacerle los honores al mote que le endilgaron, es similar al de Trofim Lysenko, que justamente como un producto del estalinismo fustigó y buscó al mismo tiempo desaparecer toda concepción de ciencia de la Rusia de esos años, diferente a la del régimen. Solo la suya y por las malas.

Como ahora, con el MP en plan de trampolín.

“…La Mayoría de los estudios científicos se financian porque alguien cree que pueden ayudar a alcanzar algún objetivo político, económico o religioso…” Yuval Noah Harari: De Animales a Dioses (2015), Penguin Random House, p301

Les deseo un gran día de sol.


Twitter @undatosrarvizu
FB Eduardo Arvizu Marí

Comentarios