Claudia y el Gorilato

Eduardo Arvizu

Mientras Adán Augusto usaba su primera mañana de Secretario de Gobernación para llamar por teléfono a todos los Presidentes de los partidos políticos de oposición, uno a uno, desde la oficina de Martí Batres se daba la orden de tapar el paso con la fuerza de los granaderos (los que ya no existen) a los nueve alcaldes opositores que en Junio pasado arrinconaron con sus triunfos las aspiraciones anticipadas de Claudia Sheinbaum.

Y es que el nuevo Secretario llegado del edén, cuyos primeros atributos según López Obrador son el ser paisano y amigo, comenzó a hacer política desde el Palacio de Covián al abrir la semana y habló a los opositores para extenderles la mano, haciendo relaciones públicas y ofreciendo diálogo.

Fue un recuerdo de aquel día de Febrero de 1995 en que Ernesto Zedillo mandó a su Secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, con Carlos Salinas de Gortari para transmitirle el mensaje de que no habría problemas con él. Horas después, agentes de la PGR llegaron a detener a Raúl Salinas en su casa y se lo llevaron a Almoloya. Moctezuma no sabía lo que desde la PGR se iba a hacer.

Pues esta mañana del Lunes 30 de Agosto, el Secretario de Gobernación colgaba y descolgaba el teléfono de su oficina. Con minutos de diferencia, desde la Secretaría General de Gobierno de la CDMX Martí Batres le jugaba las contras y cumplía con el cometido que le dieron junto con el cargo: tratar con rudeza y distancia a los nueve Alcaldes que dejaron en minoría local al gobierno morenista de Sheinbaum.

Y la aspereza incluida como una muestra más de lo que su historia exhibe de él. Es un porro, sí, ahora aderezado por el tiempo, los recursos y los cargos que ha desempeñado, pero labrado en las banquetas de las pedradas y los gritos mitinescos. Sí, un porro de pura cepa desde la prepa de Calzada de la Viga.

Mientras sus antecesores Rosa Icela y Alfonso se dedicaron a mitigar y prevenir los fuegos en todas partes de la Ciudad, con el envío de Batres al gobierno local, desde el Palacio Nacional, condujeron al cargo a un duro de los morenistas.

El propósito está a la vista. Batres vino para estructurar y cuidar la precampaña de Sheimbuam. Debe evitar que los nueve Alcaldes de oposición ganen en la Ciudad un protagonismo similar al que ejercieron los Gobernadores Panistas en pasado reciente, con un activismo que rompió la hegemonía de la Conago y le jugó las contras a la administración obradorista.

Esos Gobernadores azules crearon la llamada GOAN (Gobernadores de Acción Nacional) con lo que dejaron a la Conago en la intranscendencia y colaboraron al triste papel de la Ministra en Retiro Olga Sánchez Cordero, que comenzó su retiro de Gobernación el 2 de Diciembre de 2018.

Por lo pronto, lo que busca la estrategia diseñada por Batres es no permitir, por la vía de ignorarlos y hostigarlos, que la ya constituida Unión de Alcaldías de la Ciudad de México (UACDMX) llegue a tener un peso político tal, que le juegue un contrapeso y estorbo a la campaña de Sheinbaum rumbo a la candidatura guinda a la Presidencia de la República.

Qué mejor para esta función que un personaje del perfil de Batres.

En tiempos del Presidente Legítimo era una orden extendida por todas partes que nadie de Morena reconociese a Felipe Calderón su investidura de Presidente de la República. Ni la palabra le dirigían.

Un día, el Jefe de Gobierno de la CDMX, Marcelo Ebrard, tuvo el atrevimiento de saludar al entonces Presidente Felipe Calderón en un evento, lo cual fue censurado públicamente por su entonces colaborador Martí Batres, Secretario de Desarrollo Social del gobierno entonces en curso.

Ebrard hizo lo consecuente. Despidió a Batres fulminantemente. Es curioso, pero están por cumplirse diez años del lance, sucedido el 6 de Septiembre del 2011.

En estas estamos cuando los nueve Alcaldes electos de oposición decidieron ir a la Asamblea Legislativa, para expresar su rechazo a la porquería que ya había pergeñado Batres a través de la aplanadora que Morena tenía en la ALDF hasta el 31 de Agosto anterior.

Y es que todo quedaba en familia. Valentina Batres, hermana de Martí, José Luis Rodríguez Díaz de León y Rigoberto Salgado, ambos muy cercanos a la Jefa de Gobierno, eran parte de la mayoría morenista hasta el reciente fin de la legislatura local.

Batres empujó a que la aplanadora guinda en la ALDF mayoriteara para convocar a un período extraordinario, in extremis el 30 de Agosto, enfocado a legislar para mermarles funciones y presencia a los Alcaldes opositores que tomarán posesión hasta dentro de un mes.

La grilla de Martí buscaba que los nuevos Alcaldes estuviesen impedidos de colocar identificaciones específicas en las patrullas de sus respectivas Alcaldías y también intentaba que se limitara el espectro de decisión de los entrantes por medio de los nombramientos de una especie de superdelegados en las alcaldías, a imagen y semejanza del gobierno federal obradorista.

Pues a eso iban los 9 Alcaldes opositores, y como el Quijote y Sancho toparon con la Iglesia, los electos toparon con los policías que en otro tiempo fueron los granaderos, que en un pase mágico esfumó Claudia. Como si se hubiesen convertido en Nosferatus, los granaderos custodiaban con vallas, escudos y cascos el recinto de Donceles,

En la lógica de empellones que se trenzó cuando los alcaldes quisieron entrar a la Cámara Local, la electa Lía Limón resultó en la nariz con un raspón de escudo policíaco y se convirtió en la imagen que circuló en todos los medios,

como el símbolo de la cerrazón y dureza de Martí, autorizadas por Sheinbaum.

Bastó una llamada con el noticiero matutino de Ciro Gómez Leyva para que Martí dejara ver la expresión de la mascarada. Con algo cercano a humor negro, les mandó decir a los Alcaldes que con un telefonazo hubiese bastado para entrar a la ALDF. Por tanto, después de la sangre de Lía, ingresaron y rompieron la trampa que estaban estructurando los diputados locales, en favor de la campaña de Claudia.

Para efecto de difusión, imagen y fama pública, el sangrado de la nariz de Lía fue más útil que la licuefacción de la sangre de San Genaro en Nápoles.

Sandra Cuevas, Cuauhtémoc; Lía Limón, de Alvaro Obregón; Margarita Saldaña, de Azcapozalco; Alfa González, Tlalpan; Mauricio Tabe, Miguel Hidalgo; Santiago Taboada, Benito Juárez, Adrián Rubalcava, Cuajimalpa; Luis Gerardo Quijano, Magdalena Contreras; y Giovanni Gutiérrez, Coyoacán, son los nueve Alcaldes electos que lograron por medio de la refriega entrar al Congreso Local para detener la felonía que Martí Batres estaba operando en la feneciente legislatura.

Finalmente no se concretó por completo lo que legislativamente se pretendía para limitar a los Alcaldes entrantes y quedó conjurada la operación.

Pero el hecho es uno y corresponde con la estrategia diseñada por Batres. A los nueve Alcaldes de oposición la ley a secas y, sobre todo, evitar a toda costa que su bloque de la UACDMX adquiera constancia jurídica y contrapeso político a Claudia.

Cual si Sheinbaum fuese la Candidata Legítima, de lo cual AMLO ya dictó cátedra, los ha desconocido hasta el punto de no recibirlos en conjunto, pese a que lo han solicitado hasta seis veces.

Fue hasta el Viernes que la Jefa de Gobierno comenzó a recibir a los electos, pero eso sí, INDIVIDUALMENTE. Nada de pretender que sea reconocido el bloque.

La otra muestra de la ley seca a la que Batres los tiene sometidos a los electos es que ha ordenado que no se les entregue oficialmente NINGUNA información sobre el estado que guardan los asuntos de sus Alcaldías.

Y de dinero, mejor ni hablamos. Les van a dejar las arcas prácticamente en cero. Conocerán de Presupuesto hasta que la Asamblea Legislativa les asigne en Diciembre el que habrán de ejercer a partir de Enero de 2022.

Comenzarán con las manos vacías y apenas con lo necesario para pagar la nómina. Están condenados a la astringencia presupuestal durante los tres primeros meses de su gestión.

Conocida la agresión a Lía Limón, el Presidente de la Mesa de Decanos de la Cámara de Diputados, Augusto Gómez Villanueva, hizo pública una carta para protestar por el hecho y preguntó si esta refriega es un reflejo de “la imagen del gorilato que nos espera”.

Claudia y el arranque formal de su precampaña. En la misma semana se dejó ver en Chiapas, Tlaxcala y una mañanera, con su manager y mentor, por supuesto. Y lo que falta. Andará mostrándose en todo el país y Amlo le va a ayudar como su preferida política.

Batres en lo suyo. La dura mano porril para quien se interponga a la campaña de Sheinbaum.

Que tengan un gran día de sol.

Comentarios