Un grito desesperado

Editorial EL UNIVERSAL

Se dijo que los médicos debían ser los primeros en ser vacunados dado el riesgo que corren todos, no solo los que atienden Covid, pero ahora se reitera que hasta ellos se deben someter a las políticas de vacunación por regiones y rangos de edad, por lo que debe entenderse que no habrá privilegios por profesión, por mucho que se haya hablado de la primera línea de combate y de la admiración que se sentía por el personal de salud.

Ahora el Presidente dice que no habrá diferencia entre médicos públicos o privados, y que todos serán cubiertos por la universalidad de la vacuna. ¿Qué quiere decir con esto? Que los trabajadores de la salud han perdido ante los ojos del mandatario y su gobierno el halo de héroes nacionales que tenían hasta hace poco. Ahora son simples mortales que deben esperar a que les toque su turno, sin privilegio alguno ni consideración por los riesgos de trabajo que enfrenten.

Tan es así el desprecio que ahora se tiene por los médicos del sector privado, que el gobierno admite que ni siquiera cuenta con un padrón confiable que permita dimensionar el tamaño del ramo ni hasta dónde debe abarcar la cobertura de las inmunizaciones, pues cada que se les pregunta a las autoridades por qué no han cumplido su promesa de vacunar a toda la gente que esté relacionada con la atención a la salud, se insiste en que las inmunizaciones sólo serán para médicos y enfermeras que laboren en hospitales especializados en la atención del Covid.

Pero la realidad indica que ni siquiera personal que está en el sector público de salud fue considerado para ser vacunado, pues médicos residentes e internos de hospitales públicos, que también están en contacto con enfermos de Covid, reclaman que no se les ha inmunizado por no ser titulares o ser considerados solo como elementos de apoyo dentro de las clínicas.

Tampoco se consideran entonces como trabajadores de la salud los paramédicos, laboratoristas, odontólogos, administrativos en hospitales, camilleros e incluso personal de limpieza, seguridad y hasta el de recolección de desechos biológicos, que también están expuestos directamente a contagios. No entran tampoco en la clasificación los médicos de farmacia, que son a los primeros que seguramente recurre una buena parte de la población al manifestar los primeros síntomas del Covid.

Estamos ante el grito desesperado de los médicos privados, a los que el Presidente sí acude cuando se trata de su salud personal, como lo demuestran sus estancias en hospitales particulares cuando así lo ha requerido y que le han valido críticas al demostrar su desconfianza en las instituciones de salud de su creación, como el Insabi. Hay que tener más visión y empatía.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios