Sin plan antinarco

Editorial EL UNIVERSAL

Trascendió un informe confidencial elaborado por el Grupo Dublín, organismo internacional conformado por representantes de naciones desarrolladas de América, Europa y Asia, en el que se muestra gravemente preocupado por la fuerza que han adquirido los cárteles mexicanos del narcotráfico y la ausencia de una política efectiva de combate por parte de las autoridades de México.

Alarmante también para la comunidad internacional es la expansión de las actividades de las organizaciones criminales mexicanas fuera de sus territorios inmediatos de influencia, con presencia cada vez más frecuente de carácter transcontinental hacia Europa y Asia, así como por las conexiones establecidas con productores de materias precursoras para la elaboración de drogas más complejas o las alianzas establecidas con narcotraficantes asiáticos, especificamente de Filipinas, país que han tomado como centro de operaciones para atender el mercado de Lejano Oriente y Oceanía.

En la lucha contra el narcotráfico, la percepción que desde el exterior se tiene sobre lo que México hace para atacar este problema es que existe una falta de estrategia efectiva, aunada al aliciente que para los cárteles representa la corrupción del Estado y los altos niveles de impunidad prevalecientes en el sistema penal, mismos que han favorecido su crecimiento y expansión.

El Grupo Dublín señala el riesgo de que el narcotráfico mexicano se convierta en una amenaza latente de seguridad mundial, a partir de la progresiva presencia en el mercado negro europeo de metanfetamina de cristal, de procedencia mexicana.

Si bien en el informe se reconocen los pasos dados por el gobierno de López Obrador para erradicar la corrupción enquistada en el aparato estatal (incluso con algunos duros golpes contra funcionarios de alto nivel de administraciones pasadas), se concluye que el miedo a denunciar, la impunidad y la corrupción son los principales obstáculos que enfrenta el combate al narco, aunado a deficiencias tanto en los procesos de investigación como en el sistema penal mexicano, que sigue adoleciendo de marcadas fallas.

La evaluación y percepción internacionales representan siempre una visión más mesurada de los problemas nacionales, alejada del triunfalismo oficial o de la feroz crítica opositora. Estos señalamientos deben obligar a una revisión profunda de la política adoptada por México para atacar el narcotráfico, además de buscar acuerdos internacionales que le permitan atajarlo más allá de sus límites geográficos.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios