Revertir la deserción escolar

Editorial EL UNIVERSAL

La caída en la matrícula en el nivel de educación media refleja no solo el duro golpe que representó el cierre de escuelas a causa del confinamiento por la pandemia y su sustitución por métodos alternativos de enseñanza, sino también una tendencia a la deserción escolar que ya se manifestaba desde antes de que se reportara el primer caso de Covid en el país.

Una reducción de 8% del alumnado de secundarias y preparatorias no es una cifra menor; representa a más de 366 mil estudiantes que han preferido dedicar su tiempo a otras actividades o que están postergando su regreso a las aulas por distintas causas, entre las que podrían encontrarse la migración hacia Estados Unidos, su cambio de lugar de residencia por el ambiente de violencia en sus sitios de origen o hasta su ingreso en las filas de la delincuencia organizada.

Tras el paso de la fase crítica de la pandemia y un descenso en el número de contagios y decesos por Covid-19, se registra por el retorno al sistema presencial un muy leve incremento de inscripciones en planteles de secundaria y bachillerato de todo el país, el cual, sin embargo, aun no compensa la matrícula total que se tenía al comenzar el presente sexenio.

Para algunos adolescentes y jóvenes, la crisis generada por la pandemia y la reducción de actividades a nivel nacional, obligó a que como medida emergente dejaran los estudios y se incorporaran a la fuerza laboral, las más de las veces en el sector informal, para poder aportar al ingreso económico de sus hogares.

Otros, aunque contaron con el apoyo y el sustento familiar, se sintieron frustrados al tener que sustituir las clases presenciales con opciones de enseñanza a distancia, con las que su rendimiento y aprovechamiento bajó, junto con su interés por la vida escolar.

Los menos, en situación de marginación o extrema pobreza, simplemente no contaron con los medios y los recursos tecnológicos para acceder a los sistemas de educación a distancia implementados por las autoridades para reemplazar las clases presenciales.

Las autoridades educativas del país deben estudiar detalladamente la coyuntura por la que atraviesa la enseñanza en México, especialmente en la educación media, a fin de revertir la caída en la matrícula escolar y así prevenir rezagos educativos que podrían resultar extremadamente graves para la nación y de alto costo para la calidad de vida de la población.

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios