Reconocer, no discriminar

Editorial EL UNIVERSAL

El gremio médico ha sido blanco de homenaje, reconocimiento y elogios en distintos países alrededor del mundo por encontrarse en la primera línea de combate ante la pandemia de Covid. Entre médicos, enfermeros y camilleros, el contagio y muerte como consecuencia del coronavirus es mayor al resto de la población; pese a ello ratifican el compromiso de mantenerse en su labor cotidiana.

Como en el resto de la población, hay un porcentaje que tiene condiciones de salud que los colocan en una situación todavía de mayor riesgo. ¿Deben mantenerse en su desempeño o se les debe permitir alejarse de su actividad en esta situación?

EL UNIVERSAL presenta hoy los testimonios de personal que están siendo obligados a trabajar en instituciones como IMSS e ISSSTE en distintas unidades a lo largo del país, aunque forman parte de los sectores vulnerables.

Carmen, enfermera de Baja California, padece una enfermedad autoinmune, y acaba de ser asignada al área de urgencias de Covid-19. La situación que describe raya en la ilegalidad y en el abuso laboral: “Van más de 50 compañeros contagiados, no les hacen las pruebas, nada más los mandan a quedarse en casa, a otros no los quieren incapacitar”.

En la capital del país una doctora que labora en el Hospital General de Zona 1-A del IMSS, padece asma bronquial por lo que de contraer Covid estaría en grave riesgo de perder la vida. Tramitó un permiso para ausentarse por su elevada vulnerabilidad, sin embargo no admitieron su solicitud y le pidieron presentarse a laborar.

Entre el 19 de marzo y el 30 de abril el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación recibió 231 quejas relacionadas con actos de discriminación por Covid-19, de las cuales 58 fueron presentadas por médicos, enfermeras y estudiantes de medicina.

En el país el rezago de médicos, enfermeras y camas de hospital por cada mil habitantes está documentado por la OCDE. Aquí hay 2.4 médicos por cada mil habitantes mientras el promedio de las naciones que integran a la organización es de 3.4 por cada mil. La insuficiencia de médicos en México queda expuesta de manera notoria con la pandemia y no es de ahora.

El país ha tenido incluso que recurrir a personal que se encontraba jubilado para hacer frente a la crisis, pero no debe exponer a los que son vulnerables. Los pocos o muchos que están atendiendo a los miles de enfermos lo hacen de manera comprometida, aunque las condiciones no sean las mejores.

Solo por eso, el reconocimiento para ellos debe ser constante y permanente. Hoy en la portada de este diario va otro homenaje más. No es el primero de esta casa editorial ni será el último.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios