Se encuentra usted aquí

Razones para estar molestas

25/11/2019
02:34
-A +A

Read in English

Hace 15 años en estas páginas se publicó el siguiente dato proporcionado por el Inegi: 44% de las mexicanas mayores de 15 años que viven con una pareja sufren algún tipo de violencia. Este 2019, a propósito del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora hoy, el instituto difunde el siguiente índice: 43.9% de las mujeres mayores de 15 años que tienen o tuvieron al menos una relación de pareja ha enfrentado agresiones del esposo o pareja actual o la última a lo largo de su relación.

En tres lustros nada ha cambiado: las amenazas, golpes y maltrato a la mujer que mantiene una relación disminuyeron solo una décima, que en los hechos equivale a una nula variación.

En cambio, en materia de homicidios cometidos contra mujeres, en 2018 se registraron 3 mil 752, la cifra más alta desde 1990. En promedio, fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones intencionales.

Desde que se instauró el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en 1999, para hacer conciencia de la situación y propiciar un cambio en las condiciones de vida de la mitad de la población, muy pocas cosas han cambiado en el mundo.

En estos días EL UNIVERSAL ha dado cuenta de que la situación es similar en varios países. En Estados Unidos, por ejemplo, una de cada cuatro mujeres de 18 años ha sufrido un tipo de abuso violento. En España, entre 10% y 12.5% de las mujeres mayores de 16 años han padecido a lo largo de su vida violencia física o sexual de sus parejas o exparejas. En naciones de Centroamérica, el problema también es grave. Honduras, suma 6 mil 205 feminicidios de enero de 2002 a enero de 2019. El Salvador contabilizó 2 mil 673 feminicidios de enero de 2013 a octubre de 2019. En Guatemala hubo 4 mil 532 feminicidios de 2013 a 2018.

En la Ciudad de México, este año grupos de feministas se han manifestado por la violencia que padecen las mujeres, especialmente los casos de acoso sexual.

Tienen razones de sobra para protestar y estar molestas, pues la agresión no es únicamente física. La semana pasada una mujer fue retirada de las instalaciones del Museo de Arte Moderno cuando amamantaba a su bebé; personal de seguridad argumentó que estaba prohibido. En materia laboral y económica también se dan escenarios en los que la mujer aparece en desventaja ante el mundo masculino.

Si en lo que va del siglo el ambiente para las mujeres ha empeorado, es momento de revisar el funcionamiento de lo que debe ser el objetivo central: facilitar la denuncia, perseguir el delito y proteger a la denunciante. Si estas tres condiciones mínimas no se alcanzan en todos los niveles de gobierno, el único camino que les dejan es el de la protesta.