Omicron: alerta máxima

Editorial EL UNIVERSAL

El Covid-19 dejó en México muchas lecciones aprendidas, que con la nueva variante Omicron aparecida en Sudáfrica es momento de aplicarlas. Si bien las peores preocupaciones con respecto a la nueva cepa aún no se confirman, se está a tiempo de tomar precauciones. Una de ellas es que ante la cercanía del invierno, se deben redoblar los cuidados y la protección para prevenir que los enfriamientos no reactiven los contagios o que agraven a quienes contraigan el virus, y especialmente que no se propague la nueva variante en caso de entrar a territorio mexicano.

Se espera que de igual modo las autoridades de salud hayan aprendido su parte de la lección y que con todo en la baja en el número de casos y defunciones, y pese a la necesidad de reactivar ya plenamente las actividades, no se vuelva a descalificar o menospreciar la aplicación de las medidas sanitarias básicas, como el uso de cubrebocas, lavado y desinfección de manos, y la sana distancia, e incluso nuevamente el confinamiento si volviera a ser necesario, así como extender la vacunación a los sectores de la población que no han sido cubiertos aún, además de decidir la necesidad de un refuerzo para quienes ya cuentan con el esquema inicial completo.

El solo anuncio y confirmación de la existencia de una nueva y al parecer más agresiva variante del virus generó una ola de inquietud en todo el planeta que incluso hizo caer las bolsas de valores alrededor del mundo y disparó precios y cotizaciones de monedas, como se constató en México con el alza en el valor del dólar ante el peso mexicano. Y es que no es para menos, pues cuando parecía que la pandemia por fin estaba cediendo, se presenta una nueva variante del virus que muestra una rapidez de contagio no vista y para la que los científicos aun no saben qué tan efectivas serán las vacunas disponibles contra la nueva cepa.

Tras el primer embate del Covid en México, se contó con varios meses en que, viendo la experiencia de otras naciones, se pudo anticipar cómo vendrían la segunda y tercera olas de la enfermedad pero al parecer no se reaccionó bien aquí y se desestimaron en mucho las posibles consecuencias, con un nuevo alto costo en vidas y hospitalizaciones.

Que la eventual llegada de la nueva variante no se convierta en un déjà vu para los mexicanos y su sistema de salud. Ojalá las duras lecciones que dejaron las tres olas de Covid no hayan sido en vano.

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios