No importa el titular; importa el plan

Editorial EL UNIVERSAL

Hace unos días se anunció que Esteban Moctezuma dejará la Secretaría de Educación Pública para ocupar la embajada de México en Estados Unidos. Ayer se dio a conocer el nombre de quien lo relevará en el cargo. Delfina Gómez será la octava persona en asumir esa posición en los últimos 14 años. En promedio, ni dos años ha durado cada titular al frente de la dependencia.

El mensaje que los tres últimos gobiernos (de diferente partido cada uno) han enviado es que la educación es un tema al que no se apuesta por la continuidad, a pesar de que para otras naciones el sistema educativo se convierte en un tema crucial para impulsar su desarrollo económico y social.

La política educativa tendría que planearse a largo plazo y cada gobierno ceñirse a ella, sin importar la persona que esté al frente de la SEP; además de que tendría que ser resultado de un consenso producto de todos los puntos de vista.

Ahora se destaca que la próxima secretaria de Educación es profesora y pasó varios años al frente de grupos escolares. Seguramente dará una visión diferente a la Secretaría, pero eso no garantiza que su desempeño vaya a ser óptimo de manera automática ni que la educación en el país se transformará de un día a otro.

México no ha destacado en las evaluaciones internacionales que se han hecho al aprendizaje de los alumnos; los atrasos en comprensión de textos y habilidades matemáticas. Prueba tras prueba, la conclusión solo alude a estancamiento en la enseñanza.

Con la pandemia encima de los países durante nueve meses, sin atisbos de una pronta recuperación de la “normalidad” a pesar de la llegada de la vacuna, la educación a distancia solo viene a agrandar la brecha existente por la desigualdad económica que impera en el país.

Para el sistema educativo del país la persona que encabece la Secretaría de Educación Pública tendría que ser un tema secundario si se contara con un plan de largo plazo para elevar el nivel de los alumnos. Eso es lo importante. Que se cumpla en su totalidad, que los esfuerzos no queden a medio camino.

Comentarios