Necesaria coordinación

Editorial EL UNIVERSAL

A 4 meses de iniciada la emergencia sanitaria por el SARS-CoV-2 en México, con 40 mil muertos en el registro oficial y aún con nuevos máximos en la cifra de contagios diarios, todavía hay contradicción en la información sobre la pandemia.

A 4 meses de iniciada la emergencia sanitaria por el SARS-CoV-2 en México, con 40 mil muertos en el registro oficial y aún con nuevos máximos en la cifra de contagios diarios, todavía hay contradicción en la información sobre la pandemia.

Mientras López-Gatell dice el lunes por la tarde que la capital del país se acerca al punto cero de la pandemia, horas después el gobierno capitalino reporta tres días consecutivos con incrementos en hospitalizaciones que, si bien se reconocen aún como ligeros, sí muestran una tendencia hacia un retroceso en el avance que la ciudad había demostrado y que se manejó como un indicador de que las medidas adoptadas estaban teniendo efectos positivos, pese al consistente rechazo o desinterés de buena parte de la población por acatarlas.

Además hay un desdén para dialogar con gobernadores del PAN, los cuales no buscan ningún trato especial, solo una reunión para definir acciones coordinadas contra el Covid-19 y terminar con la serie de desentendidos entre ambas partes en cuanto al reporte de cifras y la integración de las mismas en el recuento general nacional, en el que las autoridades de salud han insistido en achacar a los estados las incongruencias estadísticas que se presentan a la opinión pública.

Entre la serie de inconsistencias está la propia de funcionarios que proclaman el acatamiento de las medidas de prevención (como el permanecer en casa, conservar la sana distancia o el uso obligatorio de cubrebocas), pero que en sus apariciones públicas dan justamente el ejemplo opuesto o que incluso en un primer momento llegaron a desestimar su efectividad.

Al presidente Andrés Manuel López Obrador se le ha visto utilizándolo porque se trató de un requisito con el que tuvo que cumplir para salir del país y viajar en avión, conducta que contrasta con la de su secretario de Hacienda, Arturo Herrera, que defiende el uso de cubrebocas y que incluso no duda en confiar a este adminículo la posibilidad de que México pueda tener una reactivación económica exitosa y rápida.

Mientras en el gobierno federal ha habido un frecuente cambio de señales en materia de prevención que impida o amortice la propagación del Covid-19, y se han dado desencuentros con los gobiernos de los estados en la recopilación de reportes y la aplicación de pruebas médicas, queda claro que la falta de coordinación entre todas las partes se traducirá lamentablemente en un mayor número de fallecimientos. Urge resolver estas fallas y discrepancias.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios