La sombra de la desconfianza

Editorial EL UNIVERSAL

Luego de un año de confinamiento, de 12 meses en el que familiares o amigos enfermaron o perdieron la vida por el coronavirus, la llegada de vacunas que protegen contra la enfermedad representa la única esperanza para recuperar –en parte– la normalidad que el mundo perdió en 2020.

Hoy esa esperanza es incierta, después de que el fin de semana se conoció un video en el que a un adulto mayor le aplican únicamente aire en uno de los centros de vacunación en la capital del país. La persona que lo acompañaba registró el momento, reclamó y después volvieron a inyectar al hombre, ahora sí una sustancia.

El “error” fue reconocido por el IMSS y el gobierno de la Ciudad de México, pero para el presidente de la República resulta una “exageración” y no es un hecho grave; incluso consideró la posibilidad de que se haya tratado de un montaje.

La necesidad de una investigación y de un informe público es obligado. Aun más si se trató de un montaje. De ser así, tendría incluso implicaciones penales, como afirmó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien señaló que significaría que personas externas estarían induciendo una “conducta inadecuada”. Otra hipótesis que no debe descartarse es la posibilidad de que esté registrándose un robo hormiga de la vacuna. La acción no debe ser minimizada.

La jornada de vacunación en la capital ha tenido incidencias que han sido superadas con éxito. Tras un arranque lento en el que las personas de la tercera edad tuvieron que soportar horas bajo el sol para esperar su turno, la organización mejoró y ahora imperan el orden y el trato amable a quienes acuden a inmunizarse.

Además, desapareció la carga política con la que inició la vacunación, por la presencia de promotores electorales de un partido político que solicitaban la credencial de votar. Para buena parte de las personas de la tercera edad acudir a vacunarse es casi un día de fiesta. Si no se aclara el hecho del fin de semana, la ciudadanía acudirá con desconfianza.

En el Estado de México se adoptó desde ayer un nuevo protocolo para la aplicación de dosis. Quienes inyectan platican con los beneficiarios, muestran la jeringa y responden cualquier duda. El nuevo procedimiento dura apenas un minuto y sustituye al proceso previo casi robotizado. Esa estrategia tiene que adoptarse en todo el país.

A partir de ahora será necesario que la inmunización sea transparente de principio a fin en los centros de vacunación, siempre y cuando esa sea la voluntad oficial.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios