La reelección legislativa

Editorial EL UNIVERSAL

Read in English

Finalmente y con el voto mayoritario de Morena, PT, PES y PVEM –aunque con la ausencia de sus contrapartes del PRI, PAN y PRD, en protesta por que se sesionó en contingencia epidemiológica–, se aprobó el proceso por el cual los diputados podrán reelegirse en sus puestos hasta cuatro periodos consecutivos sin necesidad de solicitar licencia ni separarse de sus cargos.

Aunque se trata en realidad de una facultad que les estaba aprobada a los legisladores desde hace seis años, carecía del análisis y los lineamientos y regulaciones que les permitieran llevarla a cabo, por lo que desde entonces se debatió en torno a los pros y contras de su instrumentación, constituyendo uno de los principales escollos el relativo a la pertinencia o no de que cada aspirante se retirara de su curul para atender su campaña.

La reelección permitirá a los diputados alcanzar la profesionalización en la carrera legislativa, además de contribuir a la rendición de cuentas, pues ésta funcionará como requisito indispensable que avale la postulación de cada uno de estos representantes, aunque es también posible que éstos aduzcan que la conclusión de sus proyectos o la puesta en marcha de sus iniciativas pudiera estar condicionada a su permanencia en el puesto.

Desde 2014, cuando se aprobó la iniciativa de reforma para que los legisladores pudieran reelegirse de manera consecutiva –anteriormente estaba permitida pero no de forma continua ni inmediata–, se alegaba precisamente que la no separación de su cargo para atender su candidatura, permitiría la continuidad en su labor, de la que dependería a su vez la valoración por parte de los ciudadanos hacia el desempeño de esta clase de funcionarios, y evitaría cualquier interrupción generada por atender el proceso electoral.

Sólo tendrán como restricciones no hacer proselitismo mientras estén al interior de la Cámara de Diputados, ni disponer para sus campañas de fondos públicos ni de recursos materiales o humanos del Estado.

Aunque todavía falta la aprobación del Senado, el hecho de que los legisladores regresen a sus distritos para mostrar los resultados de sus tres años en el cargo, al estilo estadounidense, donde los legisladores pueden ocupar un espacio en la Cámara de Representantes durante varios periodos, es una oportunidad de rendición de cuentas de los legisladores ante su electorado que debe ser aprovechada no sólo por ellos, sino por quienes los pusieron con su voto en la curul que hoy ocupan, para pedirles resultados benéficos para la sociedad.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios