La obligación de separar campañas

Editorial EL UNIVERSAL

Tras la reunión sostenida ayer entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y el gobierno federal para hacer los preparativos hacia el proceso electoral, salió un reclamo del INE por el uso que se está dando a la credencial de elector en el proceso de vacunación contra el SARS-CoV-2, en donde se pide copia o se toma foto de la identificación por parte de los Servidores de la Nación, quienes por cierto lo hacen portando chalecos con los colores del gobierno actual.

En el encuentro, la Secretaría de Gobernación explicó que se trata de corroborar la identidad de la persona vacunada y evitar duplicidades o suplantaciones, y que el documento se solicita dado que ahí viene la CURP, elemento de identidad que en teoría todo mexicano posee, y por medio del cual no sólo se da a las personas el acceso al beneficio de la vacuna, sino también se lleva registro de quienes ya la recibieron, así como del número de dosis aplicadas o faltantes.

Pero debe comprenderse que al ser manejado en un contexto de campaña electoral, el objetivo de la otra campaña, la de vacunación, puede ser tergiversado o emplearse con fines más allá de los estrictamente sanitarios, por lo que se pide no asociarla con la imagen del Presidente o con su partido. Incluso se ha alertado que, en algunas alcaldías, la vacunación ha servido como justificante para levantar censos, y en otras algunos candidatos han aprovechado para hacer entrega de obsequios rotulados con su nombre, a las personas que se reúnen para recibir la inmunización.

Así, la contienda electoral de 2021 comienza con un tropiezo por el riesgo de que la campaña de vacunación sea politizada. Debe deslindarse la campaña electoral de la sanitaria, y por ningún motivo condicionar la aplicación de inmunizaciones al apoyo en las urnas o inducir el miedo de perder ese derecho en caso de que el partido gobernante perdiera los comicios.

Es correcto el proceso de identificación, pero lo que levanta sospecha es pedir una copia de la credencial de elector, cuando solo sería necesario cotejar los datos de la persona que se presenta contra los que fueron registrados en el sistema.

Hay que procurar que la próxima elección, que es la más importante por el número de cargos en disputa, transcurra sin sobresaltos ni actos que puedan ser tomados como abuso electoral desde el gobierno federal o por parte del partido mayoritario, así como precisar y dejar muy clara la función de los Servidores de la Nación en relación con las vacunas, pugnando por que su participación sea meramente logística y nunca promotora del gobierno.

TEMAS RELACIONADOS
INE
Guardando favorito...

Comentarios