Se encuentra usted aquí

06/01/2020
03:24
-A +A

Read in English

La forma en que los gobiernos gastan los recursos puede contribuir a producir una crisis económica, a impulsar el crecimiento o a generar una parálisis. México ha conocido administraciones —en la década de los 70 principalmente— que echaron a andar la fábrica de dinero o despilfarraron el gasto o se endeudaron y descarrilaron así las finanzas nacionales. Ha habido otros con manejo prudente del gasto que se reflejó en crecimiento económico.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto la deuda alcanzó el mayor nivel como proporción del producto interno bruto. El gobierno actual se ha comprometido a mantener sanas las finanzas del país, evitando cualquier adquisición de deuda, lo cual se traduce en comentarios positivos de analistas nacionales y de organismos del exterior. A pesar de ello, el crecimiento en 2019 será prácticamente nulo o incluso ligeramente negativo, en comparación con el año previo.

Uno de las críticas que más se lanzaron contra la administración federal fue por la contención del gasto público. Los recursos tardaron en liberarse o de plano no se ejercieron. En noviembre del año pasado se había reportado un subejercicio de casi 150 mil millones de pesos.

Para este año, el objetivo es que el ritmo en que se ejerza el gasto público sea más acelerado que el año pasado. Expertos consideran que el gasto público puede contribuir con 0.5 puntos porcentuales al crecimiento de la economía.

Ese es, sin embargo, apenas uno de los factores que se requieren para detonar el crecimiento económico. Varios no están vinculados con decisiones internas sino con el escenario internacional. El precio del petróleo, por ejemplo, en este momento se encuentra cuesta arriba debido a la tensión entre Estados Unidos e Irán.

Pero hay otros factores que dependen exclusivamente de lo que se hace o deje de hacer en el país. Uno es gestar un clima de confianza entre los inversionistas. Otro, garantizar un pleno Estado de derecho: tener la certeza de que la ley se aplicará por igual, que se castigarán los delitos y no habrá exigencia de sobornos para quienes busquen emprender un negocio.

La correcta marcha económica de un país es esencial para su desarrollo. Este 2020 el gobierno federal empieza a enmendar una de las acciones cuestionadas el año pasado. Es un paso importante, pero debe venir acompañado de otros si lo que se pretende es que la economía vaya mejor.

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN