¿Hay plan integral para el Metro?

Editorial EL UNIVERSAL

La definición de la palabra integral queda clara cuando se menciona la evolución que ha presentado el Metro en la capital del país. El desarrollo de este sistema de transporte tiene todas las características positivas posibles, menos la de integral. Se privilegiaron algunos aspectos, pero se descuidaron otros.

A un mes de ocurrido el incendio en las oficinas centrales del Metro, que destruyó el Puesto Central de Control, las conclusiones de un análisis elaborado por una consultora de riesgos es que durante décadas se apostó a ampliar la red de estaciones, pero se marginó el mantenimiento a los sistemas operativos.

La situación que a lo largo de distintos gobiernos locales y federales se ha dado en el Metro recuerda incluso a la de Petróleos Mexicanos. Durante muchos años se pensó únicamente en explotar su utilidad, pero casi nunca se le retribuyen recursos para que su operación se mantenga óptima.

Ahora que se ha restablecido el servicio aunque de manera parcial— en las tres líneas más importantes, es ocasión para que este sistema de transporte, que es la única forma de movilidad para millones de personas en la capital y zonas conurbadas, sea la prioridad al menos para tres distintos gobiernos: el capitalino, el del Estado de México y el federal.

La carga mayor recae en las finanzas capitalinas y en menor medida en el gobierno federal. Como se planteó hace unos días, la opción de que el gobierno mexiquense apoye también en el mantenimiento tendría que evaluarse. Actualmente hay varias estaciones en territorio mexiquense y muchas líneas tienen como estaciones terminales los límites del Estado de México.

La revisión del costo del boleto es otro tema clave. Pocos gobiernos se han atrevido a tomar esa decisión, pues significa un golpe directo a los bolsillos de millones de personas. En retrospectiva, puede asumirse que no ajustar el precio del transporte ha tenido consecuencias que saltan a la vista, en las cuales los principales afectados son los usuarios.

La operación eficiente del Metro es el mayor desafío en el corto y largo plazos. Su buen funcionamiento representa en automático el buen funcionamiento de la megalópolis. Los errores de los últimos meses dejan lecciones importantes. La más relevante, la importancia de un plan integral.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios