El avance femenino

Editorial EL UNIVERSAL

Casi una tercera parte de las legislaturas locales contarán con mayoría femenina al conocerse que en las pasadas elecciones para los congresos estatales, 8 estados dieron su voto a legisladoras, con lo que a partir de este año las mujeres serán mayoría en 10 de las 32 entidades, ya que a las victorias de los comicios pasados, deben sumarse los casos de Coahuila y Quintana Roo en donde sus congresos ya estaban conformados con una mayor proporción de integrantes femeninas.

Diez congresos y siete gubernaturas (seis por triunfo en estas elecciones más la jefatura de gobierno que Claudia Sheibaum ejerce desde 2018 en la Ciudad de México) marcan un gran saldo y un avance muy amplio y notable, aunque falta que las mujeres —principalmente en los Congresos— ocupen más posiciones en las que haya toma de decisión. 

A ellas deben sumarse tambien las 9 mujeres que están actualmente al frente de secretarías de Estado, algunas en posiciones clave como las carteras de Gobernación, Economía o Seguridad.
Pero regresando al avance electoral femenino, hay que tener presente que este logro no se debe solamente a que los partidos llevaron a un número mayor de candidatas porque así se los marcaban los nuevos estatutos electorales, sino también al voto masivo de las electoras y que un gran número de votantes varones decidieron depositar su confianza en propuestas representadas por mujeres.

Sin duda es un hecho histórico: tuvieron que pasar 42 años —cuando una mujer ocupó por primera vez una gubernatura— para ver a mujeres realmente con una participación activa en candidaturas a gubernaturas y legislaturas, y es de esperar que en la próxima contienda presidencial haya una o dos candidatas fuertes entre las opciones que se presenten al electorado mexicano. 

Como país estamos obligados a impulsar una agenda por la igualdad a nivel nacional, que permita que las mujeres estar presentes en todas las tomas de decisiones y que su presencia se normalice y estandarice, sin necesidad de obligar a los partidos políticos a otorgar tales espacios.

Aunque el ideal de paridad aún no se alcanza, y queda como un punto pendiente para el avance de las mujeres, y también se requiere que lleguen a ocupar sitios en los que haya toma de decisiones de trascendencia, pues en el Congreso federal, por ejemplo, siguen siendo mayoría los hombres.

Lo positivo es que la igualdad de sexos se está reflejando a nivel nacional, no está restringida a estados específicos, por lo que tiene buena perspectiva la paridad de género en México, donde poco a poco se van conquistando los espacios que por décadas se les negaron o se les escatimaron. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios