Covid: semana clave

Editorial EL UNIVERSAL

Editorial

De una semana a otra la mitad de los estados del país pasaron de estar pintados de rojo a naranja en el semáforo Covid, que define el nivel de alerta por la crisis sanitaria. Cada entidad está definiendo la manera en la que se dará la reapertura.

La Ciudad de México se encuentra en rojo, pero a partir de hoy inicia un periodo de transición para llegar a naranja. Con ese fin, alrededor de 15 mil personas realizarán un “barrido sanitario” para identificar posibles contagiados, encontrar a personas con diabetes, hipertensión y obesidad, que son detonantes del coronavirus. El gobierno de la capital del país realizará 2,700 pruebas diarias, 145% más de las mil 100 que recaba actualmente. La meta es realizar 100 mil pruebas mensuales a partir de julio.

La aplicación de pruebas en la capital del país representa un cambio respecto a lo que se ha planteado desde la instancia federal y se alinea a la práctica que están llevando a cabo naciones europeas y que antes realizaron países de Asia, las cuales están en sintonía con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

La identificación del mayor número posible de personas con coronavirus permite a su vez rastrear a personas que también se hayan contagiado. Especialistas internacionales consideran que se trata de apostar a sofocar “pequeños incendios” y no “devastadores fuegos epidemiológicos”.

Para realizar esa tarea, la autoridad local cuenta con mecanismos que ha desarrollado: los mensajes SMS y las llamadas a Locatel. A partir de ahí se determina si se brinda atención telefónica, una visita domiciliaria o toma de muestra.

Salir a la “nueva normalidad” implica adoptar —de manera individual— patrones distintos a los que prevalecían antes del confinamiento, pero para las autoridades debe representar la obligación de preparar una salida paulatina y ordenada acompañada de la realización de pruebas para no permitir que se desborde nuevamente la pandemia.

México aún tiene la oportunidad de aprender de las medidas que se están poniendo en marcha en Europa y Asia para abandonar la cuarentena. La reanudación de actividades no debe ser solo un simple llamado a salir, los gobiernos federal y locales tienen una alta responsabilidad para que el proceso sea exitoso. Si no hay seguimiento a los nuevos casos, el problema puede agravarse. Esta semana será clave.

TEMAS RELACIONADOS