Autopistas fatales

Editorial EL UNIVERSAL

Con frecuencia, las autopistas del país se vuelven zonas donde se escriben tragedias. Esos caminos, considerados de alta seguridad, se tornan inseguros la mayoría de las ocasiones por el descuido de conductores o por las fallas mecánicas del transporte de carga. Las imágenes de vehículos sin frenos que se impactan contra las casetas de cobro circulan por decenas en los sitios de internet.

En dos meses una caseta fue escenario de tres accidentes con fatales consecuencias. Se trata de la caseta de cobro San Marcos de la autopista México-Puebla. De septiembre a noviembre en ese lugar se registraron 20 muertes, el percance más grave sucedió el 6 de noviembre cuando un camión sin frenos chocó contra automóviles que esperaban su paso por la caseta y ocasionó la muerte de 17 personas.

Un mes antes, en octubre, un tractocamión se impactó contra una de las casetas dejando heridas en dos personas. En septiembre, un trailer que transportaba azúcar chocó contra la caseta y embistió varios vehículos; ahí tres personas perdieron la vida y siete resultaron lesionadas.

Nada ha cambiado en ese lugar, a pesar de los accidentes. Ninguna adecuación, ninguna acción con el fin de prevenir una tragedia más. En la dirección Puebla-México hay dos rampas de frenado antes de llegar a la caseta, pero los hechos demuestran que poco ayudan a evitar accidentes, por lo que se requieren de medidas distintas de prevención.

Son los propios usuarios los que plantean una serie de adecuaciones que la autoridad tendría que estar considerando. Una de ellas es reubicar en definitiva la caseta para que no se encuentre al final de la pendiente. Otra va en el sentido de instalar una rampa de frenado en la misma área de la caseta. Y, por supuesto, mayor supervisión para los camiones, traileres y tractocamiones. ¿Qué sanciones hay para las empresas propietarias de las unidades de carga involucradas en los choques?

Tras el accidente de inicios de noviembre el presidente de la República urgió a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a presentar un plan para evitar ese tipo de accidentes, pero a 50 días de la tragedia no se conocen medidas adicionales a las rampas o al mensaje colocado 20 kilómetros antes de la caseta: “Inicia pendiente descendiente. Tome sus precauciones y revise sus frenos”.

No hay que esperar el próximo accidente para actuar, pues sería criminal esperar a que ocurra nuevamente una tragedia para iniciar medidas de prevención. La oportunidad de hacer algo es hoy.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios